YA ERA HORA

José Ortega Cano rompe el silencio y se anima a expresarse en relación a los últimos acontecimientos

El torero se ha descargado y quizás así comience a tener algo de paz.
martes, 6 de abril de 2021 · 05:30

Hay muchos afectados luego de las declaraciones de Rocío Carrasco, pero probablemente quien está sufriendo más es José Ortega Cano. Es ampliamente sabido que no goza de demasiada buena salud y todo el movimiento mediático en el que de repente se ha visto inmersa la familia, no ha contribuido para que no desmejorara, de hecho todo lo contrario. Desde que se puso en el aire el primer episodio y pese a no haber visto ninguno, comenzó a tener serias complicaciones que ya está tratando.

José Ortega Cano había estado en completo silencio y quien hablaba en representación de la familia es Ana María Aldón. Sin embargo, en las últimas horas él ha decidido modificar la estrategia y ha accedido a brindarle una entrevista exclusiva al portal Vanitatis. “Ahora ya estoy mucho mejor, pero se me cerró el estómago y me costaba comer. Estaba muy flojo”, aseguraba. Su situación era bastante preocupante pues los estudios salían correctos y de todos modos continuaba sintiéndose muy mal. Finalmente los especialistas han determinado que se trata de un cuadro de somatización.

“Tengo muchas cornadas: de las físicas y las de alma, que duelen más. Me han recomendado hacer deporte y estar tranquilo” comentaba luego el viudo de Rocío Jurado, quien seguramente hacía referencia a ella con la frase de “cornadas del alma”. Al espada le destrozó la vida el fallecimiento de la coplera y las declaraciones de Carrasco en detrimento de aquel vínculo que hizo soñar a toda España le afectaron en gran medida.

“Estoy muy tranquilo y yo sé cómo era la relación entre Rocío y yo. Me duele mucho que se insinúe que yo le perdía el respeto. Estaba enamoradísimo. Para mí será siempre mi amor, mi amor platónico. Ana María lo sabe de siempre, y no ha sido impedimento para que nosotros seamos felices”. Con esas palabras José Ortega Cano intentaba zanjar todos los rumores instalados sobre su matrimonio y al mismo tiempo reconocía cuán importante ha sido para él “la más grande” (algo que Ana María Aldón ha tenido que entender o entender) y también cuánto mal le ha causado saber lo que su hija postiza pensaba realmente de él.

Probablemente, estas declaraciones le sirvan al espada para aliviar las tensiones y quizás así logre encontrar la paz que necesita para recomponer su salud. A Rocío Carrasco le ha sentado muy bien la salida del clóset del silencio y puede que con José Ortega Cano suceda algo similar, al menos eso es lo que deseamos desde "Minuto España".