INCREÍBLE

Hubo un integrante de “Los Beatles” que no saboreó el éxito y terminó viviendo en la calle

La fama no es para todos y el baterista que solo duró trece días en la banda lo sabe como nadie.
domingo, 4 de abril de 2021 · 06:00

Ser parte de “Los Beatles” debe haber sido el sueño imposible de más de un joven de ayer y de hoy, pues nadie se animaría a discutir que esa música ha pasado o ha perdido vigencia. El conjunto llegó para romper con todo lo establecido y para proponer una nueva manera de hacer música, incluyendo sonidos completamente desconocidos y formas de componer consideradas insólitas por los contemporáneos más reticentes a las novedades.

En ese contexto de vanguardia abrumadora, existió una persona que fue capaz de sentir en carne propia lo que significaba pertenecer a “Los Beatles”, aunque lo hizo por poquísimo tiempo y por un insólito motivo. Jimmy Nicol es el nombre del muchacho que reemplazó a Ringo Starr en la batería por trece días producto de que el titular tuviera que ser asistido por un cuadro de amigdalitis en una gira en 1964.

Nicol era un talentoso indiscutible pues solamente necesitó un solo ensayo para ponerse a tono del resto de los integrantes del conjunto y así, en un abrir y cerrar de ojos, su vida pasó de ser todo lo normal que es un músico cualquiera, a hacerse cargo de la percusión de la banda de música más representativa de todos los tiempos. Sin embargo, ese momento icónico de su carrera, no le sirvió para catapultarlo hacia el éxito y la permanencia en los escenarios.

Cualquiera aseguraría que Jimmy habría tenido la mejor oportunidad de su vida al tocar con “Los Beatles” y que desde ahí solamente podrían haber venido cosas buenas, pero parece que los planes no fueron muy efectivos. “Un día antes de ser un Beatle, las chicas no se interesaban en mí para nada. Un día después, con el traje y el corte de pelo, subiendo a la limosina, todas morían por mí. Era muy extraño y un poco aterrador”, ha llegado a confesar el músico que parecía no creer lo que estaba viviendo luego de que además de tocar, compartiera con sus colegas todas las actividades de entretenimiento que se les tenía previstas.

Pero cuando Ringo se recuperó, inmediatamente volvió a su puesto y los allegados aseguran que Nicol no se animó a despedirse de sus compañeros y se marchó del hotel en el que se hospedaban cuando todos dormían. Cuando llegó a su Australia natal lo esperó la prensa y firmó un contrato con una discográfica pero sus composiciones jamás llegaron a ser muy conocidas. La realidad es que por las propias declaraciones del baterista podemos saber que a la larga y en un momento de revisión de su vida, sentía que el haber sido parte de “Los Beatles” había sido lo peor que podría haberle sucedido. “Ocupar el lugar de Ringo fue la peor cosa que me haya sucedido. Yo estaba tranquilo y feliz ganando treinta o cuarenta libras a la semana. Cuando los titulares de los diarios murieron, comencé a morir yo también”, ha comentado.

Jimmy Nicol se declaró en bancarrota, lo abandonó su esposa y hasta le impidió ver a su hijo. En ese contexto desolador solamente encontró refugio en el sótano de la casa de su madre, lugar en el que vivió la mayor parte del tiempo. Actualmente, tendría alrededor de 81 años y lo decimos en potencial pues no se sabe si aún vive o no. Las últimas fotografías que existen de él corresponden al año 2005 en Londres, y quienes lo frecuentaban aseguran que vivía muy humildemente. De todas maneras jamás accedió a vender su historia o a contar relatos secretos de los miembros estables del conjunto a cambio de dinero, aunque eso le habría venido de maravilla considerando lo mal económicamente que ha estado la mayor parte de su vida. “Después de que el dinero se acabó, pensé en hacer plata de alguna u otra forma. Pero nunca quise colgarme de la fama de Los Beatles. Ellos habían sido muy buenos conmigo”, reconoció en alguna oportunidad y así dejó en evidencia la calidad de persona que es.

Otras Noticias