EXCLUSIVA

Sin pendientes, más alta y protagonista sin Leonor: así celebra la Infanta Sofía su 14 cumpleaños

La benjamina de los Reyes se impone y pisa fuerte, hoy todo se permite.
jueves, 29 de abril de 2021 · 10:48

Este 29 de abril "Zarzuela" tiene un gran motivo para celebrar por todo lo alto, pues hoy, la Infanta Sofía cumple 14 primaveras ¡y de qué manera! ¿Quién dijo que ser la segunda en la línea sucesoria al trono significa quedarse por siempre detrás de la heredera? La pequeña de la Reina Letizia prueba que también ser su posición puede ser de lo más divertida.

Despabilada, conversadora, le encanta escuchar chistes, se destaca por su personalidad efervescente y su porte espigado de modelo. La Infanta Sofía empieza a labrar su propio camino y pisa fuerte. Si realmente junto con su hermana está llamada a asumir una "Monarquía Renovada", tal como prometió su padre Felipe VI, entonces el futuro para ella será mucho más prometedor que el de cualquiera de sus antecesoras, y para celebrarlo, contamos algunas curiosidades junto a la revista "¡Hola!". (Video: Cortesía "Es Diario").

Desde antes de su llegada al mundo, España se encontraba ante un gran debate. El segundo embarazo de la Reina Letizia generó una gran expectativa ante la posibilidad de que se repitiera la historia del Rey Felipe y la Infanta Elena: si la criatura que venía en camino hubiera sido un niño, a la edad de un año, la Princesa Leonor habría perdido su derecho como heredera, puesto que entre la Ley Monárquica, aún prevalece la Agnaticia, un costado poco amable de la Ley Sálica que antepone al varón ante la mujer en el camino al trono.

Un dato curioso sobre nuestra agasajada, es su número de DNI. Contrario a lo que se pueda pensar, los miembros de la Realeza tienen reservados los primeros números. El dictador Franco tenía en su carné el número 1, los Eméritos Don Juan Carlos el 10 y Doña Sofía 11. El Rey Felipe sería el 15, Leonor sería 16 y la Infanta Sofía obtuvo el 17. Su madre Letizia en cambio, conserva su número original de registro.

Uno de los signos distintivos de la Infanta Sofía no es su larga cabellera rubia ni su parecido con su tía abuela Irene de Grecia, sino una marca de nacimiento que tiene en su pierna derecha y luce sin preocupación ni inseguridad. Se sabe que la benjamina de los Reyes también tuvo una pequeña manchita en la nariz, que se borró a medida que fue creciendo.

Hoy probablemente, la pequeña de la familia reciba una esperada llamada y es la de su querido padrino que a diferencia de Leonor no son de línea real directa. En su caso, su abuela materna Paloma Rocasolano y Konstantin de Bulgaria, descendiente de la desaparecida Casa Real son sus asignados. El búlgaro es uno de los amigos más cercanos del Rey Felipe y se desempeña como un relevante banquero en Estados Unidos. Suele ser un hombre muy discreto pero cuando se refiere a la Infanta Sofía, se hincha de orgullo: "es una niña adorable, muy despierta, inteligente, lista y con una simpatía extraordinaria".

La Infanta Sofía deslumbró en su último acto oficial con a puesta a flote del submarino S-81 Isaac Peral.

¿Alguna vez se han fijado en las orejas de la cumpleañera? No es que tengan nada de malo, pero para los observadores, seguro se habrán dado cuenta que nunca lleva pendientes. La razón es porque a diferencia de muchas familias, en cuanto a la Real se refiere, las niñas deciden a qué edad quieren agujerearse. Su hermana Leonor se decidió a los 8 años, la Infanta Sofía pasa de aquello. ¿Esperará a sus dulces 15 para comenzar a usar pendientes?

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas para la joven "royal". Gracias a la dudosa trayectoria de sus tías Elena y Cristina, la Infanta Sofía sufrirá las consecuencias de sus acciones: para prevenir situaciones como el penoso Caso Nóos, el Rey Felipe prohibió a los miembros directos de la Familia Real trabajar fuera del servicio leal al reino. En algún momento, la Infanta Sofía deberá plantarse ante la encrucijada de su vida: apoyar al reinado de su hermana o desprenderse para tomar sus decisiones y profesionalizarse.

Por ahora, su gran personalidad es su mejor carta de presentación, la Infanta Sofía comienza a separarse de la tímida Leonor y aunque sabe que su papel institucional es secundario, eso no la amilana en absoluto.

Otras Noticias