Quedan las risas

Los momentos más desopilantes que nos dejó para siempre “el Risitas”

El miércoles falleció el comediante en Sevilla pero su esencia y humor, nos regalaron los relatos más hilarantes de la cultura televisiva.
jueves, 29 de abril de 2021 · 10:59

Sevilla (y España) sufrieron el último miércoles una triste pérdida. Juan Joya Borja, o mejor conocido cariñosamente por todos como “el Risitas”, murió a los 65 años. Su época de fama y apogeo la tuvo a comienzos de los 2000. Fue allí cuando el simpático andaluz cobró una fama inconmensurable, por sus apariciones en los programas de Jesús Quintero (“Ratones coloraos”, “El vagamundo”) en Canal Sur y TVE.

El humorista falleció en Sevilla a los 65 años.

Muchos fueron los momentos en los cuales “el Risitas” sacó a los españoles una sonrisa o carcajada pero hubo otros, en los que directamente, su humor quedó grabado para siempre en la mente de quienes lo vieron y escucharon. Uno de estos momentos fue sin duda alguna, el relato de la paellera. Hoy en día sigue siendo uno de los sketches con más visualizaciones en Internet. Allí,  “el Risitas” cuenta a Jesús Quintero sus primeros trabajos. Lo mejor del relato es cuando describe el día que le contrataron en un chiringuito de Chipiona y lo enviaron a limpiar unas paelleras. La anécdota ya se volvió parte de la cultura andaluza.

Otros de los grandes recuerdos que se tienen de “el Risitas” son los sacos de cemento y la cartilla del banco. El primer relato cuenta cómo el sevillano, en presencia de su "cuñao", tuvo que descargar un tráiler de botellas de aceite y curiosamente, unos sacos de cemento irrumpen en la escena. En cuanto a su cartilla del banco, Juan recordaba en televisión cómo había sido (de manera hilarante, por supuesto) la primera vez que se abrió una caja de ahorros con tan solo 1000 pesetas.

Otras dos de las inolvidables anécdotas de “el Risitas” fue el día que mostró en vivo su traje Pierre Cardin y admitió que su vendedor, lo puso a 15 días de prueba, una particularidad que solo el andaluz podía tener. Y es que Juan Joya Borja acudía a los programas sin guion: sus desopilantes aventuras de vida y su forma de contarlas ya eran guion suficiente.

Quienes lo escuchaban terminaban completamente descosidos de la risa. Pese a que su fama fue mermando con la de Jesús Quintero, “el Risitas” tuvo la posibilidad de estar en la pantalla grande. Fue en 2005 cuando su nombre llegó al cine. Santiago Segura lo llamó para ser parte de “Torrente 3: El protector”. La anécdota, que quedó como una más de todas las del sevillano, fue que no solía reconocer a Segura disfrazado, pensando que el director y el personaje eran hermanos y no la misma persona. Sin duda alguna, todo un personaje que nos ha dejado lo más importante: las ganas de seguir riendo con él.

Más de

Otras Noticias