INSOSTENIBLE

Todas las veces que Letizia provocó los peores pensamientos y maledicencias en el Rey Felipe

Entre el Monarca y la Soberana no es oro todo lo que brilla en la TV.
miércoles, 28 de abril de 2021 · 12:55

El Rey Felipe tiene el maravilloso don de la paciencia y ya sea porque es parte de su esencia o aprendió a cultivarla con el paso de los años, bien que le han servido desde aquel momento en que su primo político, David Rocasolano, al enterarse de su compromiso con la Reina Letizia, le advirtió "no sabes lo que te estás llevando".

Es así. Se necesita de mucho control, amor y sabiduría ancestral para encontrar puntos de común acuerdo con la asturiana, quien como sabemos, tiene un carácter que la supera. ¡Ay, si lo sabrá toda "Zarzuela"! Pero a veces hasta el hombre más enamorado pierde la carrera en cuestiones de resistencia y en más de una ocasión, los arranques de la Soberana lo han hecho pensar en aquellas capitulaciones matrimoniales que ella misma firmó y podrían desvincularla inmediatamente de la Corona.

Ni en los tiempos de los Eméritos cuando gobernaban, eran tan públicas las peleas como en el caso del Rey Felipe y Letizia.

Desde 2013 las asonadas de divorcio comenzaron a esparcirse por los medios tras la decisión de los Monarcas de tomar sus acostumbradas vacaciones en Mallorca "casi" por separado. Al parecer,  la Reina Letizia se fue tres días antes de que su esposo llegara con Leonor y Sofía para marcharse antes que ellos. Algo nunca antes visto ni en los peores momentos de los Eméritos Don Juan Carlos y Doña Sofía.

Hubo ocasiones en los que la Soberana puso de los nervios al Rey Felipe a tal punto, que ha debido ponerla en su sitio en público, y hay otras ocasiones en la que ni queremos imaginar cómo habrán Sido sus discusiones al amparo de los 'impenetrables' muros de "Zarzuela", porque la Reina Letizia sencillamente se propuso a no ser una "primera dama" con Corona, si ella dejó su añorada carrera periodística y servir a su país, pues que bien venga, y las malas, el Soberano ha debido entenderlo.

La Reina siempre va a su aire y ni siquiera el Rey Felipe ha podido detenerla.

Una de esas manifestaciones que puso los ojos en blanco al Rey Felipe, ocurrió cuando su esposa muy educadamente rechazó la invitación de la Primera Dama francesa, Brigitte Macron a la celebración del 100 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial. ¿Cómo podría ella atreverse a rechazar semejante compromiso? Pues bajo su convicción de no querer ser una "esposa florero", decidió desistir y no hubo argumento que la hiciera retroceder.

Pero si algo realmente pone las tensiones en punto de ebullición entre la pareja, es sin dudas el tema educativo de sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía. El Rey Felipe ha tenido que ceder en casi todas las demandas de su esposa, pero al parecer cuando es él quien pide un pequeño sacrificio, tiembla "Casa Real". Sucedió algo como esto en 2016 cuando las hijas de la pareja asistieron a la apertura de las Cortes en lugar de ir a la escuela. El enfado de Letizia fue tal, que cuando el Soberano terminó su discurso, ni lo vió ni lo aplaudió.

El Rey Felipe aprendió a aceptar a la Consorte con sus luces y sombras.

Tanto que la Reina Letizia cuida su imagen pública, tanta discreción que mantiene y por un mensaje de texto casi todo se va a pique. ¿Quién recuerda el controversial caso del "compi Yogui"Javier López Madrid? El compañero de yoga y gran amigo del Rey Felipe estuvo implicado en un fraude con tarjetas opacas del Caja Madrid, pero la Consorte no dudó en mostrarle su gran apoyo: “Sabemos quién eres, sabes quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde." Recomendación final: ese tipo de "contenciones", solo por mensaje de voz, jamás por escrito.

Pero si algo realmente logra sacarle canas al Rey Felipe es la actitud de su esposa en público y sus "fallos de protocolo". Maquillarse en medio de una celebración de Pascua Militar no fue nada al lado de los desaires que el expresidente mexicano Enrique Peña Nieto y su esposa tuvieron que soportar a la Soberana durante una visita a México. Sin interés alguno en aquello, la Reina se desvió del grupo para tomar un libro que le llamó la atención. Se trataba de un tomo de 400 años de antigüedad que le valió un gran regaño. El Rey Felipe jamás pasó tanta vergüenza en público como aquella vez.

De los peores momentos que puso al Rey Felipe en medio de su esposa y su propia madre.

Pero solamente una de tantas historias casi logra que el Gobernante tirará la toalla: el rifirrafe entre la Reina Letizia y la Emérita Sofía al salir de misa en la catedral de Mallorca. Aquel espectáculo deplorable para las audiencias, protagonizada por una aireada Consorte que impedía a una abuela tomarse una foto con sus nietas, casi sepulta su imagen pública y según internos de "Zarzuela", estuvo a punto de costarle el matrimonio. El Rey Felipe toleró mucho hasta ese catastrófico año 2018, pero que su propia compañera humillada publicamente a su madre, fue de las peores afrontas de las que hasta hoy se comenta.

Aún así, el Rey Felipe siempre se sobrepuso, frente a mil y un historias en parte porque no quiere ser un Monarca separado, en parte por su convicción fervorosa de que el matrimonio es para siempre y en otra, porque simplemente adora a Letizia, aún con 16 años junto a ella. Será impetuosa, tendrá un temple de hierro, quizás incomprendida por muchos pero formaron una hermosa familia y entre ellos, siempre hubo sinergia, amor, respeto y admiración mutua. Después de todo de eso se trata la vida conjunta con sus momentos buenos y malos, aun cuando estos se filtren siempre a la prensa.

Otras Noticias