El peligro de cerca

Los trabajos de David Beriáin más asombrosos y arriesgados de su carrera

El periodista fue asesinado esta semana por un grupo terrorista mientras realizaba una investigación periodística en Burkina Faso.
miércoles, 28 de abril de 2021 · 10:40

La triste y terrible noticia relacionada a los asesinatos, el pasado lunes de los españoles, David Beriáin (44) y el cámara, Roberto Fraile (47) no han dejado de conmover a España y al mundo del periodismo en general. Los profesionales, se encontraban realizando un documental sobre la lucha de la preservación los parques nacionales contra la caza furtiva en Burkina Faso, cuando un grupo de asaltantes terroristas, los asesinaron en pleno viaje.

David tuvo su primera experiencia como corresponsal de guerra a los 25 años.

Ser corresponsal de guerra y cubrir desde el periodismo de campo, aquellas realidades completamente olvidadas por la gran mayoría, es uno de los trabajos más peligrosos (y al mismo tiempo, emocionantes), que un periodista puede ejercer. Recordar sus labores con sus propios trabajos es el mejor homenaje posible y David Beriáin, oriundo de Pamplona, tuvo una prolífica (y arrebatada) carrera para ser conmemorado de la mejor forma.

Uno de sus documentales más reconocidos de los últimos tiempos fue el de “Amazonas: Clandestino”. Este documental, estrenado en 2015, tuvo seis entregas y en él, se retratan los tráficos ilegales, los conflictos armados y la lucha por los recursos que se producen precisamente, en la zona del Amazonas. El documental abarcó tres países: Perú, Bolivia y Brasil y fue producido por “93 metros” (productora del vasco), “7yAcción” y “La Claqueta” en colaboración con “Veo Televisión” para “Discovery MAX”. Allí, Beriáin tuvo la oportunidad de ser uno de los pocos periodistas en el globo, con acceso a las FARC (guerrillas colombianas).

Uno de sus documentales más arriesgados fue "Clandestino".

En 2018, David Beriáin dirigió “Latinos en el corredor de la muerte”. Este documental reveló uno de los datos más escalofriantes dentro de Estados Unidos: los hispanos representan más del 13% de la población yanki condenada a muerte en dicho país. Con este trabajo, el vasco le dio vida a las voces silenciadas de una minoría cada vez más discriminada y segregada, en un país donde la pena de muerte, lejos está de ser eliminada (o convertirse en prioridad) de los gobiernos norteamericanos.

Yéndonos para los principios de su carrera, el periodista de Navarra estrenó en 2012, su primer documental para una cadena internacional: “Discovery MAX”.  “Yasuní, genocidio en la selva”, en el cual retrató una masacre sobre una tribu “no contactada”. Esta matanza llamó la atención de su espíritu precisamente por estar relacionada con intereses económicos poderosos, falta de protección gubernamental y la precariedad de recursos en este tipo de zonas ricas en recursos pero completamente desprotegidas.

La pérdida de David significa más allá del horror, la pérdida de uno de los mejores documentalistas españoles.

El vasco tenía venía recientemente de presentar hace unos días, la serie documental para Movistar + del desastre nuclear de Palomares. En los últimos tiempos se había ocupado también de producir trabajos como “Estrecho” y “El Palmar de Troya”. “Era más que un creador con una mirada propia, un periodista excepcional que vivía para encontrar el ángulo perfecto de los proyectos, para encontrar un personaje, un lugar, una historia con la que seducir, con la que trabajar” escribió Movistar + sobre el fallecido profesional en un comunicado oficial.