LO QUE ESTÁBAMOS ESPERANDO

Kiko Matamoros se mete en la vida de su hijo Diego y brinda detalles de su intimidad

Las bonanzas amorosas parecen estar flaqueando en todo el clan.
miércoles, 28 de abril de 2021 · 16:32

Cuando sucede algún evento noticioso vinculado a los famosos que se desempeñan en televisión, difícilmente los pormenores demoran mucho en ver  la luz porque sucede un fenómeno bastante particular pero que casi siempre se cumple. Las estrellas comienzan a brindar detalles casi como se tratara de una obligación implícita de su trabajo y eso es algo que le ha sucedido a Kiko Matamoros pero también a otros colegas suyos como Anabel Pantoja o Rocío Flores. Lo de Anabel es un caso muy representativo pues hasta llegó a abandonar su trabajo en “Sálvame” porque no soportó más la insistencia de sus compañeros en relación a que diera datos de la interna de sus parientes.

Kiko Matamoros se ha visto en una situación de esas en las últimas horas pero lo de él ha implicado menos drama, sencillamente porque la noticia estaba relacionada a su hijo y Diego y si bien es un muchacho muy conocido, no está al nivel de otras celebrities que despiertan pasiones literalmente. Lo que sucede es que el joven está en el medio de una crisis de amores y al respecto su padre ha ampliado la información.

Parece que los hijos del exrepresentante de famosos están en una mala temporada sentimental pues hace solamente algunos días aquí mismo hablábamos de la ruptura de Laura Matamoros con Benji Aparicio y lo apenada que se la veía a ella en redes sociales y ahora quien estaría en un drama similar es su hermano Diego. El tertuliano no ha querido ser indiscreto pero ha confirmado una separación física pues ya no está compartiendo residencia con la doctora Carla Barber.

La realidad es que ya habían comenzado las especulaciones en torno a una posible ruptura porque Diego y su aparente exmujer son muy habituales en Instagram y allí enseñaban su amor casi a diario. De repente esa continuidad fotográfica cesó e inevitablemente lo susurros comenzaron a crecer y a retroalimentarse. De todas maneras el motivo de la separación que ha dado Kiko Matamoros ha dejado más dudas que certezas.

“Se ha ido por su perro, porque no está feliz en Madrid. El perro se ha criado en el campo, en contacto con la naturaleza. Y en un piso paseando por Madrid dos o tres veces al día no está feliz. Es un husky siberiano y no está feliz. Allí hay espacios verdes, puedes jugar, te puedes ir al campo, pasear”, expresaba. Puede que la incomodidad de la mascota en un piso de pleno Madrid sea real pero cuesta creer que ese sea el detonante de ruptura de un vínculo que venía desarrollándose aparentemente bien hasta hace algunos días. Habrá que continuar muy atentos para descubrir los pormenores.