LO TENÍA TODO CLARO

Estos fueron los primeros pasos de Rocío Jurado en la música, las bases que la llevaron a la gloria

200 pesetas, una botella de gaseosa y un par de medias fue el primer premio que recibió la de Chipiona por su arte y lo que la llevó a buscar más.
miércoles, 28 de abril de 2021 · 04:45

El nombre de Rocío Jurado jamás deja estar en agenda y eso se debe a dos motivos indiscutibles: su familia se encarga de generar contenido polémico constantemente y ella ha construido una carrera en base a puro talento y contra eso el tiempo no tiene nada que hacer. La historia desde que se hizo famosa es ampliamente conocida pero mucho antes de que todo el mundo fuese capaz de reconocerla por la calle y de pagar una entrada para verla en un concierto, tuvo una vida digna de novela.

Podríamos citar como primer hito en la historia musical de Rocío Jurado, la vez que ganó un concurso radiofónico en el año 1958, en el que obtuvo como premio nada más y nada menos que 200 pesetas, una gaseosa y un par de medias. El valor del reconocimiento obtenido nos sirve para darnos una idea de cuan pequeña era aún, pero en aquel entonces ya sus metas eran claras. Al año siguiente partió a Madrid en compañía de su madre con la idea fija de comenzar su camino profesional hacia el estrellato.

En ese proceso de aventura plena fue cuando la folclórica conoció casi por accidente a la persona que le abrió las puertas a lo que luego conocimos todos. Cuando estaba a punto de emprender el retorno a Sevilla se encontró con Pastora Imperio, quien la hizo parte de su coro flamenco “El duende”, en el que comenzó haciendo palmas y vistiendo trajes de adulta para parecer más grande. Esa fue solo la antesala de lo enorme.

Gracias a los contactos que pudo hacer de la mano de Pastora, no tardó en llegarle a Rocío Jurado su primer contrato formal en el que fue contratada por Manolo Escolar para desempeñarse en la película “Los guerrilleros”. Luego la vorágine del éxito fue desarrollándose paulatinamente pero sin pausa, hasta que en el año 1967 debutó en el teatro de la Zarzuela con Rosita Ferrer en un espectáculo que llevaba el nombre de “Pasodobles”.

Los años 1969, 1971 y 1973 fueron de lanzamientos de discos y en cada uno iba combinando lo mejor de sus raíces flamencas con el estilo ecléctico y de vanguardia que luego la catapultaron a la escena internacional sin escalas. Además, también en cada incursión se animó a incluir a profesionales nuevos provenientes de todo el mundo en el afán de tener con ella a los mejores en pos de hacer la mejor música que estaba a su alcance, algo que definitivamente fue conseguido y llegó a saberlo.

Una prueba de que la obra de Rocío Jurado está intacta y de que sigue gustando y enganchando a las nuevas generaciones es que este 30 de abril se lanza al mercado un nuevo álbum recopilatorio de las composiciones más célebres de su carrera. “Orígenes” es el nombre con el que podrá encontrárselo en las plataformas y ese título no es casual pues responde a la perfecta síntesis que en ese material se ha hecho: un recorrido por las bases musicales de la coplera para entender de manera cabal porqué llegó a ser quien fue.

Otras Noticias