INESPERADO

El interesante empujón económico que podría recibir Miguel Bosé gracias a un gesto de su sobrina

Alma Villalta parece ser muy perspicaz para los negocios y muy buena en publicidad digital.
miércoles, 28 de abril de 2021 · 04:15

Sabemos que además de las polémicas en las que Miguel Bosé está inmerso producto de su propia decisión, su vida económica tampoco se destaca por ir muy bien. Él como tantísimos otros colegas están sufriendo en carne propia las restricciones de la pandemia y la imposibilidad de brindar conciertos deriva en que sus números poco a poco comiencen a decaer, de hecho lo aseguró él mismo en la entrevista que le brindó a Jordi Évole hace algunas semanas.

Afortunadamente Miguel Bosé es uno de esos privilegiados que siempre ha contado con un enorme clan para el soporte y esta vez podría no ser la excepción. Y es que la familia ha decidido que es oportuno poner en venta la célebre “casa azul” de Lucía Bosé y mientras aparece el mejor comprador, Alma Villalta, una de las nietas de la difunta ha decidido alquilarla temporariamente para turistas, algo que les está dejando cuantiosas ganancias.

Vale destacar que la casa a la que estamos haciendo referencia no es una más en el pueblo sino que además de pertenecer a la madre del vocalista, siempre ha sido el punto de encuentro de la familia. Allí se le rindió homenaje a Bimba Bosé luego de su muerte y fue el sitio en el que Lucía esperó plácidamente el día de su partida. Hoy, cualquier grupo de interesados en interiorizarse en la vida segoviana y que cuenten con el dinero necesario, puede hospedarse allí.

La hija de Paola Dominguín ha sido muy inteligente al seleccionar una plataforma web de renta como espacio de difusión y allí es ella quien se presenta en calidad de administradora de la residencia. 459 Euros es el precio que se solicita por noche y el valor de venta se ha fijado en 495.000 Euros, de manera que no cualquiera podrá acceder a ella.

Hasta el momento no ha trascendido el modo en que se hace la división de partes y conociendo el hermetismo con el que se manejan es posible imaginar que no sabremos los pormenores. De todas maneras se trata de un bien que es herencia de todos los hijos, de modo que Miguel Bosé tiene derecho tanto como sus hermanos al usufructo y a obtener ganancias de los alquileres y de la posible venta final.