Fortaleza

Con los ojos enrojecidos: la Reina Isabel retoma su actividad pública tras la muerte de Felipe

El Duque de Edimburgo falleció el pasado 9 de abril.
miércoles, 28 de abril de 2021 · 12:22

El fallecimiento de Felipe de Edimburgo dejó un profundo dolor en la corona británica, fue el gran compañero y sostén de la Reina Isabel II. Estuvieron juntos durante 73 años y formaron una hermosa familia. El Duque iba a cumplir su primer centenario en junio, tuvo una larga vida. Luego de varias semanas, la viuda retomó su actividad pública.

La abuela del Príncipe Harry ha presenciado reuniones virtuales con algunas embajadoras desde el Castillo de Windsor, su lugar de residencia definitiva. Con la frescura que tanto la caracteriza y los ojos un poco enrojecidos, la Reina tuvo una larga charla con las diplomáticas. El luto oficial ya finalizó, es por eso que optó por un vestido con estampado floral.

La Reina Isabel retomó su agenda.

Isabel tiene una gran fortaleza, cuatro días después de haber despedido a su marido presenció una ceremonia de despedida del ex Lord Chamberlain Earl Peel. Además, jamás dejó de mantener el contacto semanal con el Primer Ministro. Se toma con mucha responsabilidad su rol, en una ocasión confesó que para ella es “un trabajo para toda la vida”.

A pesar de su fortaleza, pasó por los días más duros de su vida. Extraña mucho a su “roca”, como solía decirle a Felipe. Para despedir al Duque realizaron en el Castillo de Windsor un funeral en el que solo participaron los integrantes y personas cercanas a la familia real. El Príncipe Harry estuvo presente, viajó desde Los Ángeles para despedir a su abuelo.

Felipe de Edimburgo falleció el pasado 9 de abril.

La Reina Isabel II continuará realizando sus encuentros de manera virtual hasta el 11 de mayo, fecha en la que participará, junto al Príncipe Carlos, en la ceremonia de Apertura del Parlamento en Londres. La abuela de Harry cuenta con un gran equipo que la ayuda en todo, no fue fácil adaptarse a la nueva normalidad y a la tecnología. 

Hace unas semanas, la Reina Isabel celebró su cumpleaños número 95. Lamentablemente, no pudo hacer una gran celebración, al igual que el año pasado, debido a la situación epidemiológica. Fue una fecha diferente, se sintió la ausencia de Felipe de Edimburgo. El Duque dejó una gran huella en la familia real que jamás se borrará.