¿La razón?

Rocío Jurado había contratado espías para que vigilaran a Ortega Cano

El torero se ausentaba durante horas y no respondía las llamadas.
lunes, 26 de abril de 2021 · 14:14

Rocío Jurado se casó el 17 de febrero de 1995 con José Ortega Cano, su último esposo y compañero de vida. “La más grande” lo adoraba con locura, aceptó cumplir el deseo del torero de convertirse en padre. Juntos adoptaron a dos niños nacidos en Colombia, Gloria Camila y José Fernando. Formaron una familia perfecta, pero parece que no todo era color de rosas.

15 años después del fallecimiento de la cantante, salió a la luz una información que nos dejó a todos boquiabiertos. Rocío Jurado había contratado a unos hombres para que espiaran a Ortega Cano, porque estaba muy preocupada por sus salidas nocturnas y ausencias. Durante un largo tiempo persiguieron al torero y recolectaron gran cantidad de datos, todos eran paparazzi reconocidos con largas trayectorias.

Uno de ellos, Carlos Helbert, murió hace unos años. Antonio Montero y Tino Torrubiano siguen vivos y le revelaron información al medio “La Razón”. “Seguimos a Ortega y no vimos nada anormal, pero el torero salía de su casa de vez en cuando y lo hacía por la parte de atrás del chalet para no despertar sospechas, creo recordar que había una pequeña puerta posterior o saltaba la tapia del inmueble de la Moraleja”, expresó uno de los espías contratados por la artista.

Rocío Jurado y Ortega Cano adoptaron a Gloria Camila y a José Fernando.
José Ortega Cano fue el último esposo de Rocío Jurado.

No cobramos ni un euro por aquel trabajo tan especial.

Los reporteros realizaron su trabajo sin pedirle nada a cambio, le tenían aprecio a Rocío. La investigación la habría pedido alguien íntimo de la familia meses antes de conocerse la enfermedad de la cantante. La persona cercana a la artista les dijo “queremos saber qué hace este hombre para contárselo a Rocío, porque su actitud es muy extraña”.

Los hombres que siguieron a Ortega Cano no creen que le era infiel a Rocío Jurado, sino que se escapaba para irse de juergas con amigos. La cantante se preocupaba mucho porque cuando quería comunicarse con su marido, este no atendía las llamadas. El torero tardaba horas en regresar, jamás tuvieron conocimiento de las excusas que ponía al pisar la casa.

Otras Noticias