Pandemia y Hollywood

Los extraños episodios que marcaron la gala de los Premios Oscars

Pocos fueron los momentos que nos dejó la sobria velada celebrada el domingo en Los Ángeles, en un tiempo difícil para el cine y para los eventos masivos.
lunes, 26 de abril de 2021 · 14:27

Tras el año de las salas de cine cerradas, en una industria que se tuvo que reinventar para poder estrenar sus trabajos más prometedores, ayer, tuvieron lugar (dos meses más tarde de lo habitual) los Premios Oscars. En el mítico Dolby Theatre de Los Ángeles, solo 170 invitados asistieron a una ceremonia que destacó por su gravedad, su estilo sobrio y la falta de grandes luces.

Frances McDormand (Mejor Actriz) y Chloe Zhao (Mejor Dirección). 

Por temas de protocolos y en memoria de uno de los años más difíciles en la historia de la humanidad, el humor (tan característico en los presentadores de los últimos años), estuvo al margen y las ternas fueron presentadas, esta vez, por diferentes intérpretes y artistas, que fueron guiando de manera simple, los distintos premios. Sin embargo, en una velada completamente diferente a lo que se acostumbra, aún podemos rescatar ciertos momentos descontracturados.

Regina King fue la encargada de abrir la ceremonia número 93 de los Premios Oscars.

El primero fue, sin dudas, la apertura de Regina King. La legendaria actriz inauguró la gala con una entrada al teatro, en una caminata prácticamente de pasarela. Con créditos en pantalla como si del comienzo de una película se tratase, la apertura terminó siendo, el homenaje al cine más notorio de la velada. Con un poco de humor pero, también, de denuncia política sobre el racismo en Estados Unidos, el comienzo de los Óscar quedó en nuestra lista de momentos preferidos.

Thomas Vinterberg dedicó su estatuilla a su fallecida hija, Aida.

Uno de los discursos más emotivos fue el de Thomas Vinterberg. El director danés ganó el premio a “Mejor Película Extranjera” y le dedicó el galardón a su fallecida hija de 19 años. A cuatro días de comenzar el rodaje de “Otra ronda”, la joven perdió la vida en un accidente de coche y su padre la recordó con las siguientes palabras: "Queríamos hacer una película que celebrase la vida y a los cuatro días del rodaje murió mi hija. Aida, acaba de ocurrir un milagro y tú eres parte de ese milagro".

Chloé Zhao hizo historia: fue la primera mujer asiática en ganar el Oscar a Mejor Dirección.

Por su parte, Chloé Zhao fue la segunda mujer en ganar los Premios Oscars a “Mejor Dirección” en la historia de la Academia. Su forma y estilo descontracturado (asistió al evento en zapatillas) demostraron su sencillez y transparencia: "Las personas al nacer son inherentemente buenas. Siempre he encontrado la bondad en las personas que me he encontrado por el mundo y este premio es para los que se aferran a la bondad", dijo al obtener el galardón.

El baile "twerk" de Glenn Close se llevó todas las miradas y aplausos. 

Entre tantas emociones, también hubo tiempo (poco quizás pero existente al fin) para las risas. Glenn Close, soberbia en su vestido azul, no pudo obtener el premio a “Mejor Actriz de Reparto” pero no importó: ante los aplausos y vítores de reconocimiento de sus compañeros, la intérprete se puso a hacer “twerking” en medio del lugar. Frances McDormand, por su parte, también destacó como siempre. Por tercera vez le tocó recibir el premio a “Mejor Actriz Principal” y su discurso comenzó con un aullido, representando a la comunidad nómada que retrató en su film “Nomadland”. Unos Premios Oscars completamente diferentes.

Otras Noticias