Cuando se supera la ficción

La acción imperdonable de Joaquín Sabina para zafarse de la mili y de la que no pudo salvarse

El cantante alegó varias excusas para no asistir al servicio militar obligatorio pero hubo una en particular, que cualquier otra persona no podría haber hecho jamás.
lunes, 26 de abril de 2021 · 17:56

Fueron tantos los hombres que, durante dos décadas debieron pasar por el servicio militar obligatorio en España, que las anécdotas se acumulan a granel en el cajón. Tanto, que Melquíades Prieto quiso escribirlas en un libro llamado “Yo hice la mili” y en el que, entre algunas historias amargas, también hay otras para el recuerdo. Lo curioso quizás, no es solo el relato de las vivencias sino además, cómo diversos personajes de la escena social convergieron en la famosa “mili”.

Joaquín Sabina durante su etapa en la "mili".

Uno de ellos (y vaya que sí tiene anécdotas) fue el cantante Joaquín Sabina. Fue hace poco más de un año que el actor, Jesús Bonilla (Los Serrano), contó en el programa “La Resistencia” de Movistar +, haber coincidido en el servicio militar obligatorio con el madrileño. Por aquellas épocas, pocos eran los que realmente deseaban asistir a la mili y por supuesto Sabina, no era uno de ellos. Todo lo contrario: hizo de todo para zafarse.

El propio Bonilla contó a Broncano entre risas que, si bien él era 6 años menor que el artista, este entró “tarde” al servicio por haber pedido prórrogas a destajo. Cuando finalmente se las denegaron, el autor de “Dieguitos y Mafaldas” fue por más y alegó tener problemas de salud. “Yo (dije tener) una costilla flotante y él que se le estropeaban los dedos, a él sí le hicieron caso y a mí no” comentó en el programa de Movistar +, el intérprete.

Resines y Jesús Bonilla en "La Resistencia" el año pasado.

Sin embargo, no fue esta la única anécdota sobre el bohemio madrileño y la “mili”. Otro relato, recogido precisamente en el libro de Melquíades Prieto, cuenta algo que el propio Joaquín Sabina llegó a contar en una entrevista. Cuando al cantante lo mandaron a Mallorca, decidió que era el momento de pasar por el altar. ¿Fue amor lo que lo movió a dar el gran paso siendo tan joven? Por supuesto que no. En febrero de 1977, en Palma de Mallorca, el cantautor dio el “sí, quiero” para dormir fuera del cuartel.

El mismo cantante llegó a relatar la historia en detalle. La mujer de la historia se llamaba Lucía, una muchacha que el joven artista había conocido en un squatter de Londres. Tras casarse, 10 días después, la mujer tuvo que viajar a Madrid por trabajo. Cuando regresó después de una semana a Palma, en su nido de amor de recién casados, Joaquín Sabina despertaba con una amiga de ambos, al lado suyo y sin poder dar respuesta al asunto.

“Tengo que decir en honor de Lucía, que entró en la habitación, que era su habitación, nos miró, salió, debió de pensarlo bien, porque nos quería mucho a los dos, y volvió, lo cuento con muchísimo orgullo, con una bandeja con el desayuno” relató Joaquín Sabina en primera persona, dándole razón a su propia lírica de soñar “con otras, si duermes a mi lado”.