CONTROVERSIA

La Reina Letizia no sabe con quién se metió: "Si Cayetana viviera, la habría puesto en su lugar"

El enemigo de la Soberana, sabe que frente a la Duquesa de Alba, jamás se habría atrevido.
domingo, 25 de abril de 2021 · 05:30

Si la recordada Duquesa Cayetana de Alba viviera, seguramente no se habría amilanado en poner las cosas en su sitio. Una mujer que para su lápida dictó el epitafio que marcaría su paso hacia la eternidad con un sencillo "Aquí yace Cayetana, que vivió como sintió", no es precisamente aquella que podría permitir que la Reina Letizia le haga un desplante público y menos a uno de sus hijos, por mucho que la noble más influyente de España fue toda lealtad a la Monarquía.

La razón para esta reflexión, viene de un hecho del que nadie se había percatado hasta que el diario "El Nacional" de Cataluña, subrayó la posibilidad de que entre la Reina Letizia y Carlos Fitz-James Stuart, actual Duque de Alba e hijo de la recordada noble, las relaciones no son ni siquiera cordiales. Tema peliagudo: este hombre no es cualquiera y la Soberana aunque lo sabe, no podría importarle menos. Su madre pudo tener 19 nombres y los suficientes títulos para doblegar las rodillas de la tía Isabel II, pero en España, ella es la absoluta Monarca y si no le gusta al aristócrata, que se aguante.

La verdad es que nunca se conoció qué opinión tuvo Cayetana de Alba sobre la Reina Letizia.

Esta tirantez fue no menos que evidente durante un acto oficial que tuvo lugar en Fuendetodos, Zaragoza, que celebraba la vida y obra del pintor universal, Francisco de Goya. La Reina Letizia, a sabiendas de que Stuart preside el patronato de la Fundación que lleva el nombre del artista, decidió pasar delante de él frente a todos los presentes sin saludarlo siquiera. El Rey Felipe enmendó el "error de protocolo" de su esposa, dedicando unos minutos al Duque. ¿Pero por qué? ¿Qué razones tiene para desairar a un personaje tan relevante?

Al parecer, el motivo que disgustó a la Reina Letizia hasta nuestros días viene de vieja data y por la causa más insospechada: sus hijas, Leonor y Sofía.

La Reina Letizia pasó del Duque de Alba en público, ella no perdona ni olvida los impases.

Sí, exactamente eso y no tuvo en absoluto que ver con algún comentario, gesto o regañina, que el de Alba hiciera en perjuicio de la heredera y la Infanta. De haber sido algo como aquello, ¡es probable que Su Excelencia no viviera para contarlo! Y es que si algo no tolera ni tolerará la Reina Letizia, es que alguien se atreva a afectar al futuro de la Corona.

Sus razones son más de tipo institucionales: se sabe que en temas educativos, el hijo de Cayetana también preside el patronato del exclusivo colegio Santa María de los Rosales al que hasta el momento asiste Leonor y proseguirá Sofía. La Reina Letizia, en un intento de seguir muy de cerca todo lo relativo a la educación de sus vástagas, quiso formar parte del patronato, pero el Duque, según el "Nacional" desaconsejó su postulación y está quedó sin efecto.

El hijo de Cayetana de Alba tiene en la Reina Letizia a su enemiga pública número 1.

Esto, fue interpretado por la Consorte como un insulto y si algo tenemos muy claro, es que a la Reina Letizia eso de "pasar la página", no se le da a las mil maravillas. Ahora, con el "insulto" tan intacto como en su momento, ella se da el lujo de despreciarlo en público.

Pero si lo pensamos un poco, diríamos que la decisión es hasta comprensible: si la Reina Letizia ordenó cambiar todo el menú escolar a su gusto y conveniencia solo para que sus niñas siguieran en el colegio la estricta dieta que ella impone en "Zarzuela", sin importar el debate que se generó entre los padres, ¡no querríamos imaginar si formara parte activa del comité que toma las decisiones! Hasta ahora, la tensión no ha disminuido, pero el Duque de Alba lo tiene claro y para él ¡"Zapatero a sus zapatos", que cada quien ocupe su santo lugar!

Otras Noticias