INSÓLITO

Quién fue la mujer más despreciada por Felipe de Edimburgo y que casi aparece en su sepelio

Si se hubiera atrevido, habría sido el peor insulto a la memoria del Duque.
jueves, 22 de abril de 2021 · 11:12

Irreverente, espontánea, polémica, muy gestual y elocuente pero con mucha calidez y humanidad: fue la mejor amiga que Lady Di pudo desear en medio del caos que representó su vida monárquica, enseñó a Meghan Markle el arte de las reverencias en tiempo récord y aunque no emita opinión al respecto, en el fondo a la Reina Isabel siempre le agradó. Hablamos de Sarah Ferguson, la mujer que Felipe de Edimburgo repudió hasta el último día de su vida.

No es de extrañar que la Duquesa de York haya sido una de las grandes ausentes durante los actos póstumos de Felipe de Edimburgo y siempre resultó contraproducente que un hombre de buen temperamento como lo fue, con tanto sentido del humor y solidario con cuanta Consorte llegaba a la familia, no pudiera siquiera escuchar su nombre. ¿Por qué no congeniaron nunca hasta el punto de no ser contemplada como uno de los 30 invitados a la sentida despedida?

De las dos consortes, Felipe de Edimburgo tenía mejor relación con Lady Di.

Esto es muy serio, podemos asegurar que si ella hubiera asistido a las exequias, con el debido respeto, ¡el mismísimo Felipe de Edimburgo revivía solo para sacarla de la Capilla de San Jorge! Ni siquiera Diana de Gales, quien aireó las desdichas de su matrimonio frente al mundo en la "Entrevista del siglo", fue repudiada a ese nivel y está razón solo se debió a un solo error cometido por la efervescente "Fergie".

Entre la de Gales y la de York existió un punto de distinción que separaba sus historias como las mujeres de los Príncipes Carlos y Andrés: la primera fue traicionada por el heredero, la segunda fue quien traicionó al tercer hijo del Duque con el asesor financiero John Bryan, y lo peor es que las candentes fotografías salieron a la luz y todo los miembros de la Familia Real se enteraron del "romance" al mismo tiempo que el resto de la nación.

La infame fotografía que le valió a Sarah Ferguson el disgusto de Felipe de Edimburgo.

En términos concretos, el problema de Felipe de Edimburgo no tenía que ver con el hecho de que Ferguson intentara rehacer su vida, realmente el problema fue la situación bochornosa en la que fue encontrada junto con su acompañante. Desde los medios, el comportamiento de la Duquesa salpicó a la Familia Real y en especial al Duque de York.

A pesar de que el Príncipe Andrés y Sarah habían anunciado su separación en 1992, no fue hasta 1996 cuando firmaron el divorcio, por tanto cuando ocurrió el hecho, "Fergie" permanecía casada, de allí que Felipe de Edimburgo nunca pudo perdonarla. Incluso, fuentes allegadas a la Familia aseguraron que el Príncipe llegó a jurar que si la pareja se reconciliaba, no volverían a casarse, así fuera lo último que hiciera en su vida.

En principio, la relación entre Sarah Ferguson y Felipe de Edimburgo fue bastante buena.

Execrada de los afectos de Felipe de Edimburgo, aquello no volvió a recomponerse aún cuando Sarah Ferguson y el Príncipe Andrés se reconciliaron y la Reina Isabel pasó la página. De hecho, en las ocasiones en las que fue invitada a pasar vacaciones en Balmoral, sin duda asistió para no desairar a la Reina, pero apenas aparecía el Duque en la residencia vacacional, ella debía salir a hurtadillas para no incordiar con él.

Al no pertenecer a la Familia Real y sin relación marital con el Príncipe Andrés, su exclusión de la lista de invitados al sepelio de Felipe de Edimburgo podía darse por hecho. Sin embargo, sus hijas Eugenia y Beatriz de York sí asistieron al funeral. Es posible que ella por tema de consciencia tampoco asistiría, y de hecho, el respeto también prevalecería aún si la Reina Isabel hubiera hecho una excepción.