SIN MÁS EXPOSICIÓN

Chábeli, la hija de Julio Iglesias que se hartó de la fama y dio a su vida un giro trascendental

Ser “hijo de” tiene su lado oscuro y la socialité parece haberlo experimentado en carne propia con el reconocimiento mundial de su padre.
martes, 9 de marzo de 2021 · 03:45

Chábeli Iglesias es uno de esos ejemplos perfectos de que la fama no siempre es buena en todos los sentidos y mucho menos cuando no se la ha escogido sino que se ha heredado. Probablemente ella sea quien más ha sufrido los trastornos del acoso mediático en relación a los otros hijos de Julio Iglesias. Y es que es la primogénita de un cantante célebre que se casó con una de las personalidades más requeridas de la época: Isabel Preysler.

La exposición de la mujer data incluso desde antes de nacer pues su madre se casó embarazada de ella, lo cual significaba un absoluto escándalo en aquel contexto. Por lo anterior es que tanto Julio Iglesias como Isabel inventaron que la niña había nacido con solo siete meses de gestación y planificaron el parto en Portugal para intentar eludir así la insistencia de los medios de comunicación. El nacimiento se produjo con toda pompa y desde entonces Chábeli no paró jamás de pertenecer a un ambiente al que aparentemente ahora aborrece.

La infancia de la joven tuvo lugar en varios sitios pero eso no es lo más importante sino que jamás contó con la figura de un padre presente, el apellido solamente le sirvió para ser acechada de manera constante y para luego hacerse un espacio en las portadas de las revistas más importantes. Quizás en esta etapa hubiese preferido ser completamente anónima y de ese modo disfrutar de un padre que vela por el cuidado de su retoño y observa cada uno de sus crecimientos.

La hija mayor del cantante de “Me olvidé de vivir” terminó los estudios básicos decidida a que esos habrían sido sus últimos pasos por una academia y entonces se dedicó a presentarse en los plató de televisión con el mero objetivo de estrujar el apellido y de ese modo proporcionarse una vida de lujos. Algunos allegados aseguran que Chábeli cobraba cifras abultadísimas y a cambio sus participaciones eran muy escuetas. Sin embargo todo el mundo quería verla en pantalla de manera que la contrataban cueste lo que cueste.

Ricardo Bofill fue el primer yerno del madrileño y con él el matrimonio duró solamente tres años. Aparentemente el hombre tenía la misma actividad “donjuanesca” que Julio, algo con lo que la hija de Isabel no estaba dispuesta a lidiar. Por supuesto que el divorcio generó un revuelo mediático extraordinario y de esa situación Chábeli también supo sacar provecho al revelar algunas intimidades a cambio de dinero. Su vida aún era manejada por la fama pero el gran cambio estaba a punto de darse.

Christian Altaba es el actual marido de la exsocialité y con quien ella volvió a confiar en el amor. Se casaron en el año 2001 y aunque en algún momento surgieron rumores de malos tratos de parte de él, aparentemente ha sido el hombre que le ayudó a colocar su cabeza en otros objetivos. A partir de entonces ha desaparecido completamente de los medios de comunicación y hace muy poco que inauguró un perfil de Instagram en el que muestra el nuevo modo en el que se gana la vida: es propietaria de una firma de productos para el hogar que se caracteriza por un estilo absolutamente refinado.

Podríamos decir sin miedo a equivocarnos que la hija mayor de Julio Iglesias ha comprendido como pocas los avances de las nuevas formas de exposición mediática y ha saltado sin escalas de la televisión a las redes sociales convirtiéndose así en una influencer nata. Por ahora disfruta de la tranquilidad que le da su nuevo perfil y aún no cuenta con haters pero no debería descuidarse pues el ambiente en que ahora se desempeña no está exento de malos ratos.

Otras Noticias