AMORES PROHIBIDOS

Rozalén, la gran revelación de los Premios Goya que cuenta con una historia familiar de novela

La artista está inmersa en un contexto que sin lugar a dudas ha sido la inspiración de alguna que otra obra musical tan exitosa como la que ahora la ha hecho ganar.
domingo, 7 de marzo de 2021 · 09:04

Los Premios Goya nos han dejado varias perlitas y una de las más sonadas ha sido el galardón que Rozalén ha conseguido llevarse a casa con su interpretación de la canción “Que no, que no”, perteneciente a la banda sonora de la película “La boda de Rosa” que se estrenó en 2020. La artista subió al escenario absolutamente sorprendida y agradeció a varios colegas, entre ellos a Alejandro Sanz.

La canción ha trascendido a la película con la que alcanzó la fama y hoy es escuchada hasta en México, convirtiéndose así en un verdadero hit que hace referencia al empoderamiento femenino en un contexto social en el que composiciones como éstas son muy bien recibidas por el público y también necesarias.

El éxito de Rozalén no sorprende tanto si tomamos en consideración que proviene de una familia que está acostumbrada a romper con los paradigmas establecidos, cueste lo que cueste. Cristobal, el padre de la cantante es el protagonista de una historia de amor pocas veces vista que seguramente ha inspirado a su hija y la ha marcado en gran medida para finalmente ser quien es hoy. Y es que el hombre ha dedicado su vida al sacerdocio durante 10 años y luego tuvo lugar un suceso completamente inesperado.

En los años setenta el padre de la cantante conoció a Angelita, quien no tardó en convertirse en el verdadero amor de su vida. Por supuesto, los primeros años fueron absolutamente tortuosos por lo mal visto que estaba que un clérigo fuera desleal a sus votos de castidad por haberse enamorado de una mujer, de manera que tuvieron que mantener el romance en secreto una buena cantidad de tiempo hasta que por fin él se animó a dar el gran paso y abandonó su cargo formal en la iglesia.

Durante los primeros años de vida de Rozalén, ella no era consciente de la situación de sus padres pues parece que el tema no se tocaba. Sin embargo comenzó a llamarle la atención que algunos vecinos le llamaran a Cristobal “don”, incluso siendo mayores que él. Indicios como éstos la llevaron a conocer la verdad y en la actualidad se muestra muy orgullosa de la historia mediante la cual llegó al mundo.  Tal es así que compuso una canción denominada “Amores prohibidos” en la que relata con poesía las peripecias que experimentaron sus padres en pos de preservar el sentimiento.

Otras Noticias