NO PODÍA ESPERAR MÁS

Julia, la hija de Jesulín de Ubrique, se empodera e inicia acciones para no sucumbir ante la fama

La muchacha está dando los primeros pasos fuera del anonimato y lo que ya ha experimentado parece haberle causado efecto.
miércoles, 3 de marzo de 2021 · 03:15

Julia Janeiro está siendo uno de los daños colaterales (junto a Andreita su media hermana) de la trifulca mediática que hace algunas semanas comenzó su madre con Belén Esteban mediante una carta que hizo pública y que puso en evidencia lo tirante que está la relación entre ellas. Sin buscarlo directamente, la hija del medio de Jesulín de Ubrique ha sido colocada en el centro de la escena y ahora está probando el sabor amargo de la fama repentina y no deseada.

Decimos con toda contundencia que el salto a la popularidad ha sido una consecuencia indirecta de la discordia reinante entre la ex y la actual mujer de Jesulín de Ubrique porque la muchacha jamás ha salido a dar una opinión al respecto. Las redes sociales han sido el espacio en el que repentinamente se ha visto exitosa y como muchas de sus colegas hijas de famosos o herederas de apellidos ilustres, ha tenido que tomar algunas medidas para que los problemas no empañen las bonanzas de lo que podría ser un comienzo prometedor como influencer.

Cuando Julia aún era una muchacha desconocida, la red social de las fotos en la que tiene creado un perfil oficial sumaba solamente 6 mil seguidores. En algunas horas los interesados en ella pasaron a 10.000 y ahora (cuando solo han pasado un par de semanas desde el estallido del conflicto) cuenta con más de 41.000 seguidores. La realidad es que ahora la joven ha pasado de ser una “doña nadie” a un nombre por lo menos llamativo para la gran cantidad de anunciantes deseosos de encontrar nuevos rostros para promocionar sus productos y llegar así a más consumidores.

Sin embargo parece que la carrera de influencer no entusiasma en lo más mínimo a la niña del diestro, de lo contrario no habría tomado unas determinaciones tan rotundas. Y es que Julia ha eliminado de Instagram las postales que consideraba más comprometedoras o polémicas ante el vertiginoso advenimiento de la popularidad, ha dejado de seguir a unos 20 usuarios cuyo contenido ya no le resultaba atractivo y lo más radical: ha bloqueado los comentarios de las publicaciones para cortar de cuajo las intenciones maliciosas de los haters.

Es muy probable que Jesulín de Ubrique acuerde con la medida que ha tomado su hija, fundamentalmente al considerar que es bastante común que las estrellas se abrumen por no poder manejar correctamente la parte negativa que implica ser conocidas. En las últimas horas Cristina Pedroche se sumó a la lista de famosas que no pueden con la carga de la sobreexposición y declaró que a causa de ello está triste y deprimida. No es difícil creer que la misma situación podría causar estragos en la psiquis de una joven que no tiene nada de costumbre en el manejo de este tipo de situaciones.

Evidentemente Andrea y Julia, las hijas que Jesulín de Ubrique ha tenido con las dos mujeres más importantes de su vida, tienen muchos más puntos en común de lo que creíamos y la reticencia a ser parte de la farándula parece ser la más destacable. Ninguna de las jovencitas quiere seguir los pasos del espada y mucho menos los de sus madres, quienes se sacan chispas ante las cámaras cada vez que tienen oportunidad.

Otras Noticias