UN ANTES Y UN DESPUÉS

Este es el suceso determinante por el que Rocío Carrasco decidió terminar con Antonio David Flores

La hija de la folclórica ha continuado con su versión de los hechos en un nuevo episodio transmitido por Telecinco.
lunes, 29 de marzo de 2021 · 05:15

Un nuevo domingo ha llegado y eso significa que los espectadores han podido encontrarse nuevamente con Rocío Carrasco y su versión de la historia. Esta vez se ha metido más de lleno en los problemas matrimoniales que tenía con Antonio David Flores y específicamente ha relatado cuál fue el acontecimiento que la llevó a abrir los ojos y decidir finalmente que no quería continuar con ese hombre por el resto de su vida, con la misma determinación que antes escogió abandonar la casa materna para vivir su sueño de amor.

Rocío Carrasco ha manifestado con lujo de detalles cómo transcurrían sus días mientras convivía con el padre de sus hijos. Al ser una pareja de jóvenes sin problemas de dinero, no tenían demasiadas ocupaciones y pasaban las jornadas prácticamente en modo vacaciones. Desayunaban tranquilos, luego pasaban largas horas en la playa y finalmente retornaban para ducharse y salir de bares.

Esa era una rutina cotidiana, frecuentaban con amigos y se distraían sin problemas, hasta que un día la hija de “la más grande” comenzó a sospechar de una mujer que también asistía al mismo bar y que era amiga de una de sus primas. Sonsoles es el nombre de la mujer que fue la tercera en discordia y ese nombre hace algunos días fue puesto sobre el tapete por María Patiño, quien aseguraba que en estos días Olga Moreno se habría puesto en contacto con ella de manera muy sospechosa.

Evidentemente el dato de la reportera no estaba tan mal pues esa mujer existe y ha sido el motivo por el que Rocío Carrasco decidió romper con el exguardia civil. Al principio solamente vio un exceso de confianza que prendió todas sus alarmas pero luego se enfrentó a la verdad que venía sospechando. Antonio David se besaba con Sonsoles detrás de una barra y lejos de pedir disculpas por aquel “desliz”, intentó hacerle creer que había visto mal y que todo era producto de esa supuesta locura que le estaban provocando las hormonas del embarazo.

Desde entonces Rocío Carrasco vio muy claro su destino, quizás como nunca antes. Lamentablemente tuvo que enfrentarse a esa desagradable situación para comprender que entre ellos ya no había amor y que era cuestión de tiempo que todo terminara disolviéndose. Sin embargo no fue hasta algunos meses posteriores al parto de su segundo hijo cuando por fin tomó la decisión definitiva de terminar, pues consideraba que no era apropiado que el pequeño David llegara al mundo sin tener cerca a su padre.

Otras Noticias