AUTOCRÍTICA

Lorenzo Caprile lanza una reflexión sobre la industria de la moda que cosechará aliados y enemigos

El modisto que está resultando ser una gran revelación televisiva ha mirado puertas dentro y ha sacado a relucir algunos paños sucios.
domingo, 21 de marzo de 2021 · 04:45

Lorenzo Caprile es uno de nuestros grandes talentos y pese a que generalmente hablamos de los artistas que se desarrollan en el ambiente musical (porque quizás es el que más se ha desarrollado) hoy cabe destacar la actitud que ha tenido en una entrevista que ha brindado al digital “El país”.

El diseñador ha tocado muchos temas vinculados a su amplia trayectoria en el rubro y su experiencia en un espacio que suele ser hostil para los nuevos que buscan hacerse un espacio. Sin pelos en la lengua y sin temor a ofender a algún colega, ha activado su modo más racional y reflexivo y ha puesto de manifiesto algunas consideraciones que subyacen directamente de su lado más sincero y que tienen todo que ver con la realidad.

“La moda es una industria mezquina, jugamos con la vanidad y las inseguridades del ser humano” ha expresado el madrileño con total contundencia luego de confesar que desde siempre supo que esta sería su profesión aunque ahora se arrepiente. Y ese sentimiento de mirar hacia atrás y pensar en la posibilidad de haber tomado otro camino oportunamente, al menos en él está vinculado al gran nivel de consciencia que experimenta en relación a lo difícil y adversa que es la moda para todas aquellas formas corporales que no encajan en los estereotipos establecidos de una época.

Pero lo de Lorenzo Caprile va mucho más allá aún e incluso se ha animado a vincular algunos asuntos políticos con la verdadera implicancia del arte que lleva adelante todos los días de su vida. Desde su perspectiva “La moda es la hija favorita del capitalismo y el que diga lo contrario, o es tonto o miente”, un resumen perfecto de porqué la industria de la vestimenta es tan feroz. “La moda siempre ha sido cruel. Al final te vistes para marcar tu territorio, para establecer una diferencia entre tú y el otro. Su fundamento es ese”, agregaba luego.

Sin lugar a dudas las expresiones de Lorenzo Caprile coincidirán con el pensamiento de algunos de sus colegas pero también chocarán frente a paradigmas que ven a ese espacio como uno para el desarrollo de los creativos y en los que no existe maldad alguna. Más allá de lo anterior, como casi siempre sucede cada vez que Caprile quiere ser oído, sus dichos no pasarán desapercibidos y harán reflexionar a más de uno que quizás nunca pensó en la moda como un tópico merecedor de un análisis sociológico por su función y efecto en las masas.