DE AVANZADA

Lolita Flores abandona la reserva y deja a todos mudos con la mayor revelación sobre su vida amorosa

La artista se ha sincerado con Toñi Moreno y aunque todos sabíamos que es una leona, no esperábamos semejante revelación.
miércoles, 10 de marzo de 2021 · 02:45

Parece que Lola Flores ha logrado transmitirles a sus descendientes el verdadero significado de una familia unida, de esas que deben permanecer juntas a pesar de las circunstancias, de lo feo que se ponga el ambiente y hasta incluso de las diferencias que existan entre los miembros. Al menos Lolita Flores es la hija que lo ha puesto en práctica y lo ha relatado a la prensa, dando cuenta así de que el sentimiento gitano es verdadero y no algo que divulgan de la boca para afuera.

La coplera ha visitado a Toñi Moreno en el programa de entrevistas que realiza en Canal Sur y allí ambas han tenido una charla de lo más amena. Tal es así que la entrevistada ha logrado relajarse y expresar con lujo de detalles uno de los momentos más complicados de su vida, el que logró superar dando la cara por sus hijos. Lolita Flores ha convivido bajo el mismo techo con los dos amores de su vida, durante el tiempo de transición entre un matrimonio y otro.

Según ella misma ha relatado, ya se encontraba viviendo con Pablo Durán y sus dos hijos cuando a Guillermo Furiase le dio un ictus, de manera que decidió llevárselo a su casa para colaborar en los cuidados que requería y facilitarle también la vida a sus retoños. “Vino para dos meses y se quedó tres años. Así que yo vivía con dos maridos y a ninguno envenené. Los dos están sanos y salvos, y de los dos me he divorciado”, relataba la artista con el desparpajo y el sentido del humor que la caracterizan.

El relato anterior no solamente habla de que Lolita Flores quedó en muy buenos términos con Guillermo sino de que Pablo ha demostrado ser un hombre de avanzada que no dudó en apoyar a su mujer cuando ella lo necesitaba sin reproches. En este sentido la hermana de Rosario Flores aseguró que Pablo “se portó chapó” y que Guillermo es su amigo y le ha dado muchos años de felicidad, aunque también reconocía que hay ocasiones en las que “no lo soporta”.

Durante los años de convivencia, lejos de llevarse mal, funcionaron como una perfecta familia ensamblada que comprendía como pocos las necesidades del otro y que debían apoyarse mutuamente para salir adelante airosos. Lo anterior es tan real que lograron forjar una amistad sincera y duradera y hasta el día de hoy continúan reuniéndose a almorzar rememorando aquellas épocas de rejunte.

Muchas cosas ha hecho bien la gran Lola Flores pero sin lugar a dudas la más importante que ha conseguido y por la que debe estar orgullosa, es que sus hijos comprendieran el valor de la unión y la importancia de los lazos de sangre. Lo de Lolita Flores y sus dos maridos es un caso paradigmático en el ambiente, justo porque se da la casualidad de que sus colegas no disfrutan de la suerte de vivir las experiencias familiares en armonía plena.

Otras Noticias