DE NOVELA

Isabel Preysler, la reina que supo hacerse con el corazón del Nobel de Literatura

La madre de Tamara Falcó ha vuelto a confiar en un hombre y los hechos le están demostrando que tomó una buena decisión al escoger al Nobel de literatura.
lunes, 1 de marzo de 2021 · 16:05

Fue en junio del 2015 cuando vieron la luz las primeras fotografías que ponían en evidencia que Isabel Preysler estaba ilusionada con un nuevo amor. Por aquel entonces nadie hablaba ni confirmaba absolutamente nada, pero el romance era una sospecha con muchos fundamentos como para considerarla cierta. Los más incrédulos consideraban que era imposible porque Isabel Preysler recién había enviudado de Miguel Boyer (su tercer marido), de todas maneras las formalidades no significaron para ella un contratiempo y el amor fue más fuerte.

Dicen que el amor en tiempos de madurez se disfruta con otro paladar, seguramente porque las aspiraciones son diferentes a la juventud y la quietud que traen los años acompañan a la necesidad de reflexión y observación, atributos ampliamente valorados en las relaciones amorosas exitosas. Isabel Preysler bien podría ser catalogada como un ejemplo de lo anterior luego de que se enamorara de Mario Vargas Llosa.

No sabemos a ciencia cierta la fecha en la que la exmujer de Julio Iglesias ha fijado el aniversario pero estamos seguros de que si todo continúa tan bien como viene hasta ahora, en cuatro meses estarán cumpliendo su sexto aniversario y hasta el momento no hay indicios de que quieran formalizar el vínculo ante la ley, algo bastante común en romances de avanzada edad, pues generalmente no hay hijos en común y cada una de las partes ya tiene resuelta su economía como para pretender luego hacer divisiones de bienes.

Para el escritor de fama mundial la cosa tampoco fue sencilla pues cuando inició el noviazgo con Isabel Preysler él aún estaba casado con Patricia Llosa, situación que derivó en que tuviera serias complicaciones al intentar conseguir la firma de su divorcio. Seguramente la mujer se sintió traicionada y no estuvo dispuesta a hacerle las cosas muy fáciles a un marido que prefirió posar sus ojos en otra mujer antes que dirimir sus asuntos maritales.

Más allá de las complicaciones (que no han sido pocas) y de haber tenido que soportar el intenso ojo de la prensa colocado sobre ellos, Isabel Preysler y el notable pensador han demostrado que están dispuestos a enfrentar lo que sea necesario para continuar juntos y al menos de parte de Tamara Falcó tienen apoyo, ya que ella ha expresado en más de una oportunidad cuánto quiere a su padrastro y lo bien que le hace ver el modo en que adora a su madre.