LA VERDAD

El as bajo la manga de Nacho Palau para hacerle frente a la pretensiones de Miguel Bosé

Parece que el cantante y su expareja tenían pactadas algunas cláusulas que luego fueron desestimadas.
sábado, 27 de febrero de 2021 · 03:30

Cuesta mucho creer que las parejas del ambiente artístico perduren en el tiempo y cuando algunas lo logran entonces a la inversa, resulta complicado caer en la cuenta de ello. El caso de Miguel Bosé y Nacho Palau es un ejemplo bastante puntual de lo anterior fundamentalmente porque estuvieron juntos unos 26 años, tiempo suficiente como para que todos los fanáticos del artista se encariñaran también con quien fue su amor. Tuvieron un proyecto de familia sin precedentes mediante maternidad subrogada que luego se fue a pique cuando ya la convivencia se tornó insostenible, de todas maneras previo a la debacle existió un acuerdo para intentar evitar lo que luego sucedió de todos modos.

La información la ha dado a conocer el portal Informalia y allí aseguran que Miguel Bosé y su equipo de letrados prepararon un documento para acordar algunos temas de organización y en relación a la crianza de los hijos que tuvieron, justamente cuando ya la relación no funcionaba y ambas partes estaban de acuerdo en que dejar de convivir era la mejor alternativa para todo el mundo. Según habrían expresado algunas fuentes cercanas a los protagonistas, el documento se firmó en Panamá porque por aquellas épocas todavía Nacho no decidía que quería trasladarse a España.

Cabe destacar que Palau no tenía asesoramiento judicial a la hora de la firma y el escrito habría sido armado íntegramente por Miguel Bosé y los suyos, de manera que todas sus intenciones son las que habrían estado allí incluidas. Además, el acuerdo fue presentado como parte de las pruebas en el juicio que tuvo lugar recientemente. Sin embargo lo que más llama la atención es que en el archivo al que estamos haciendo mención aquí  tanto Miguel como su expareja dejaban muy claras sus voluntades por que todos los niños continuaran viviendo juntos, algo muy importante considerando que vivían en Panamá y que el distanciamiento de sus padres iba a significar el distanciamiento que luego ha terminado ocurriendo. Para preservar lo anterior es que acordaron que Nacho se mudaba a otra residencia mientras Miguel los podía cuidar y luego volvía cuando el cantante tenía que ausentarse por motivos de su trabajo.

Con el modo de organización que acabamos de relatar todo parecía funcionar más o menos bien pero parece que los problemas comenzaron cuando el nacido en Venecia decidió que ya no quería continuar viviendo en América. Fue entonces que se redactó otro acuerdo de cláusulas similares pero entonces Nacho en lugar de mudarse a otra residencia cercana cuando Miguel Bosé estaba con los niños, se trasladaba a España y luego regresaba. Poco a poco el escultor fue haciendo fuerte su idea de regularizar la situación de los pequeños para que ante la ley fueran todos hermanos con dos padres en igualdad y recién en ese momento comenzó a contar con asesoría legal.

Todo sucedió sin mayores sobresaltos hasta el verano de 2018 cuando el intérprete de “Amante bandido” le pidió autorización a Nacho para llevarse con él a Ivo y Telmo a México, lugar que quería convertir en su residencia permanente. Ante la negativa tomó consigo a Diego y a Tadeo y emprendió el viaje para concretar el proyecto con los hijos que llevan su información genética y sin ofrecerle nada a su expareja para intentar que él también los acompañara.

Por estas horas Nacho Palau está preparando una nueva apelación judicial y la realidad es que el escenario legal podría cambiar bastante para ambos al considerar la existencia de un documento con valor legal en el que se reconoce expresamente la existencia de los niños como un acto que ha surgido de la voluntad en conjunto de ambos padres por formar una familia en la que los hijos serían todos hermanos y ellos a su vez, padres de todos.

 

Otras Noticias