Festival de Viña del Mar

La que podría haber sido la única vez que Julio Iglesias pudo opacar a Raphael

Por primera vez en su historia, Chile no llevará adelante su mítica competición musical, en la cual el cantante ha tenido más de una peculiar anécdota.
lunes, 22 de febrero de 2021 · 18:30

Uno de los sectores que más se ha visto afectados por la pandemia de coronavirus es el mundo del espectáculo. Los festivales de música y entregas de premios internacionales más aún. Y es que el 2020 nos ha enseñado que nada de lo que creíamos inmutable puede permanecer igual. La famosa “nueva normalidad” ha llegado para quedarse y nos demuestra diariamente que si el cambio no es propio, estamos obligados a hacerlo de todos modos.

Tal vez de los casos más notorios será el de la edición 2021 del Festival de la Canción de Viña del Mar en Chile. O, mejor dicho, la no edición. El coronavirus ha logrado lo que ni siquiera un terremoto pudo lograr: la cancelación, después de seis décadas ininterrumpidas, del famoso evento trasandino. Su primera entrega fue un 21 de febrero de 1960 en el mítico Anfiteatro de la Quinta Vergara, lugar que este fin de mes se encontrará vacío. Nueve años después de su creación, uno de nuestros grandes representantes internacionales pisó su escenario para convertirse no solo en leyenda, sino en portada de múltiples medios: Julio Iglesias.

Julio Iglesias se llevó la ovación del "Monstruo" en 1981.

En 1981 (la mejor edición de la competición según los historiadores), tres grandes de la música latina se hicieron presentes: Camilo Sesto, el “Puma” Rodríguez y el entonces marido de Isabel Preysler. La puja entre los dos últimos por tener el mayor reconocimiento del público fue tal, que “el Monstruo” (nombre por el cual se conoce a los asistentes del festival chileno) captó la tensión entre ambos sobre el escenario, dándole los mayores aplausos al “truhán”. El español no fue la única vez que se presentó en Chile: ya lo había hecho en 1969, 1973, 1975 y 1977.

Sin embargo, no fue el único Iglesias en ser recordado. En 2000, Enrique se llevó el premio de la Gaviota de Plata. Su entusiasmo fue tal que cuando recibió el galardón y un ramo de flores por el reconocimiento (el joven ya comenzaba a alzarse como una gran estrella internacional) arrojó, a modo de prenda de ropa, el homenaje al público. La presentadora Cecilia Bolocco le preguntó qué era lo que estaba haciendo y cuando la fanática que lo había atrapado subió a devolverlo al escenario, su cuello tenía manchas rojas. El hijo de Julio Iglesias nunca más volvió al Festival.

Enrique Iglesias en la velada del "gaviotazo".

Uno de los últimos momentos recordados del Festival de Viña del Mar que tuvo a un español como protagonista, fue el de la edición 2010. Cuando los memes recién comenzaban a dar sus primeros pasos en la web, el cantante y actor Raphael se convirtió en uno viviente. Tras realizar una performance de más de dos horas en el escenario, el rival mediático de Julio Iglesias sufrió la caída de uno de sus dientes. Al mejor estilo de “Queen”, el “show debió continuar”. Raphael ignoró lo sucedido y siguió con el espectáculo como si nada hubiera pasado. Los medios españoles apuntaron para este platazo y se concentraron en él durante varios días.

Otras Noticias