Enamorado y feliz

Joaquín Cortés, el bailaor que rompió con todo y resurgió desde la pasión

El bailaor vive uno de sus mejores momentos tanto en el plano profesional como personal.
lunes, 22 de febrero de 2021 · 13:06

Hace unos meses atrás Joaquín Cortés, escribió junto a un video que publicó en su cuenta en Instagram, que lo muestra joven en una puesta en escena del Ballet Nacional de España: “Cuando acababan las clases seguía bailando. Era es y será mi mayor pasión”.

Aún siendo flamenco y siendo gitano y muy amante de mi cultura. Me formé desde niño en el @balletnacionalespana entrando en él con 15 años y con 16 años ya fui ascendido a bailarín solista.

La carrera de Joaquín Cortés ha dado la vuelta al mundo y hoy llega a sus 52 años con una vida dedicada al arte, que como él mismo dice empezó cuando era joven. Lo cierto es que su trabajo como bailarín y coreógrafo revolucionó el flamenco y lo llevó a todos los rincones del planeta. Y su contribución a las artes fue reconocida hasta por la Unesco en 2009, que declaró su legado artístico como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Tal vez uno de los elementos que contribuyeron a posicionar su nombre en las carteleras del mundo entero es que supo incorporar a sus puestas en escenas lo que hasta ese momento era exclusivo del mundo del rock. Con sus pasos por los escenarios Joaquín Cortés convirtió el flamenco en una expresión del arte al alcance de la vista y el sentimiento de millones de personas alrededor del mundo.

A sus 52 años el bailaor nacido en Córdoba vive uno de sus momentos más importantes. Enamorado de su esposa Mónica Moreno con quien acaba de recibir a segundo hijo y en una etapa profesional brillante, Cortés prepara “Vuelta a la "Esencia”, un espectáculo que subirá a las tablas el próximo 15 de abril.

Joaquín Cortés acaba de recibir junto a Mónica Moreno, su segundo hijo.

Vuelta a la esencia

WiZink Center será el escenario para el retorno de Joaquín Cortés a los escenarios con una puesta en escena que contará con la participación de bailaores flamencos de la talla de Estrella Morente, Pitingo, Tomatito o Miguel Poveda.

La musicalización de “Vuelta a la esencia” fue compuesta por el propio bailarín en colaboración de los hermanos Carbonell, en una propuesta que fusiona el flamenco con la salsa y el jazz.