UNA DULCE ETAPA

Las imágenes más acarameladas de Tamara Falcó e Iñigo Onieva en un sábado capitalino

La hija de Isabel Preysler y el ingeniero ya no se esconden de la mirada de los intrusos y disfrutan su amor a pleno.
domingo, 21 de febrero de 2021 · 06:15

Poco a poco comienza a sentirse que el invierno va quedado atrás y los aires de primavera aparecen para traer energía de renovación a nuestros corazones, un sentimiento que Tamara Falcó parece estar experimentando a pleno en primera persona. El sol ha acompañado la jornada del sábado que pasó desde el inicio y parece que eso motivó a la socialité para disfrutar del aire libre en compañía de Iñigo Onieva, su nuevo novio y quien le ha hecho confiar en el amor nuevamente.

Hace algunos meses informábamos que la hermana de Chábeli estaba comenzando un romance con un apuesto joven de interesante currículum y aunque algunos no daban crédito de que el amor duraría, ellos lo están demostrando con creces y prueba de ello son las fotos que han logrado algunos colegas de las parejita del momento disfrutando de un divertido plan con amigos.

Aparentemente Iñigo ha salido a practicar su rutina de actividad física cotidiana (que parece que no abandona ni si quiera los fines de semana) y el recorrido lo ha finalizado en una linda terraza de la capital, sitio en el que se ha encontrado con Tamara Falcó y algunos allegados con quienes han compartido un plan relajadísimo, casi como si no existiera la pandemia y por un momento pudiéramos retomar aquellos encuentros libres de restricciones.

Las imágenes realmente son elocuentes y muestran a la colaboradora de “El Hormiguero” muy enamorada de su chico. Han compartido largas charlas luego de un aperitivo y también besos y arrumacos demostrando que ya no están dispuestos a esconderse de nadie, quizás porque lo hicieron durante un buen tiempo para preservar aquello que recién estaba comenzando.

Pero el plan era amplio y Tamara Falcó consideró que era una buena opción socializar también con sus mascotas Vanilla y Jacinta, a quienes llevó consigo al encuentro. Es evidente que el lugar del encuentro era grande y permitía la permanencia de clientes con perros, algo que le debe encantar a la hija de Preysler porque no puede vivir alejada mucho tiempo de sus amigos de cuatro patas.

Afortunadamente la gran ganadora de “MasterChef Celebrity” encuentra el mismo éxito en su vida sentimental que en sus proyectos profesionales, algo que la debe tener muy contenta y agradecida. Es evidente que a sus 39 años está mucho más espléndida y realizada que a los 20 y ese es un gran motivo para celebrar. ¡Enhorabuena por ella!