Emocionante

Ana Boyer y Fernando Verdasco, cerca de darle una alegría a Isabel Preysler

El tenista y la hija de la socialité piensan en su futuro.
lunes, 4 de octubre de 2021 · 14:15

La historia de amor de Ana Boyer y Fernando Verdasco comenzó en el año 2013. Tres años más tarde, la hija de Isabel Preysler decidió dejarlo todo por amor para convertirse en la compañera del tenista. En el 2017, pasaron por el altar en la isla de Mustique y fijaron su residencia en Doha, Catar. 

La vida de un tenista profesional es muy dura, está repleta de exigencias y obligaciones. Fernando Verdasco viaja muy seguido para competir en torneos y por suerte cuenta con la compañía de su mujer y sus hijos. El pasado año, con la llegada de la pandemia, decidieron instalarse en Madrid, en la famosa Villa Meona, la residencia de Isabel Preysler.

Ana Boyer y Fernando Verdasco.

Tras el nacimiento del niño y finalizada la pandemia, el tenista retomó su actividad profesional. Fue elegido para sustituir a Albert Costa como director de la David Cup by Rakuten Finals 2021, uno de los eventos de tenis más importantes del mundo. Según el medio Vanitatis, Ana Boyer y Fernando Verdasco estarían pensando en la posibilidad de asentarse de manera definitiva en Madrid.

“Soy plenamente consciente porque la edad y la carrera me van pasando. Sé que el final está más cerca, pero es algo lógico y tampoco me voy a engañar”, confesó el tenista en la revista Marca. El torneo se llevará a cabo del 22 al 28 de noviembre, pero su trabajo de dirección comenzará unas semanas antes.

Ana Boyer.

La fecha del evento coincide con un parón en la carrera de Verdasco. Luego de la dirección del torneo, el tenista entrenará en Doha para comenzar el 2022 jugando en Australia. Por ahora, no tiene pensado retirarse. Continuará con su pasión por un tiempo más.

Si Fernando Verdasco y Ana Boyer deciden instalarse definitivamente en Madrid junto a sus hijos le darán una gran alegría a Isabel Preysler, que quedó devastada tras el fallecimiento de su madre, Beatriz Arrastia. Podrían instalarse en El Rompido (Huelva), una vivienda unifamiliar de más de 600 metros cuadrados.