LA DE ANTAÑO

Tarta de manzanas, tan deliciosa que considerarla como postre se convertirá en un hábito

Hay dos sitios en los que seguramente habéis probado éste postre y os habrá resultado inmejorable: la casa de una abuela y algún restaurante de campo en el que la preparaban en el modo tradicional. A partir de ahora podrás conseguirla en la comodidad de tu casa.
domingo, 24 de enero de 2021 · 02:00

La tarta de manzanas es de esas elaboraciones que tienen tantas versiones como cocineros en el mundo y eso es porque se trata de un platillo ampliamente conocido y difundido. Considerando lo anterior es que imaginarais que esta es una adaptación propia con los ingredientes básicos y parte de tu destreza será crear tu propia receta a medida que pase el tiempo y vayas agarrándole la mano. De todos modos podemos aseguraos desde ya, que no hay forma de fracasar en su procedimiento y no requiere de grandes conocimientos en la materia para conseguir una torta que enamore a tus invitados.

El menú dulce del día de hoy es realmente fácil de llevar a cabo porque no tendremos más que mezclar las materias primas y luego el horno se encargará de hacer la magia. Además, los ingredientes a utilizar están al alcance de cualquiera y bien podríamos considerarlo como un dulce económico. En esta instancia un dato muy importante a acotar es que las manzanas perfectamente podrían ser reemplazadas por otras frutas de características similares, tales como duraznos o peras. Con una simple variación en el producto estrella, podrás conseguir una torta completamente diferente pero igualmente deliciosa.

Para esta tarta necesitaremos 800g de manzanas, 2 huevos medianos, 250cc de leche entera, 250g de azúcar blanco, 120g de harina de todo uso, 1 plancha de masa quebrada, 50g de mermelada de melocotón, 1 cucharada de agua y un molde desmontable de 18 cm de diámetro. Como veráis, en esta oportunidad trabajaremos con la masa comprada que seguramente podrás conseguir en cualquier tienda de productos para pastelería o incluso en las panaderías. Perfectamente podrías realizarla tú desde el principio pues es una de las masas más fáciles de conseguir. Una vez reunido todo lo necesario, nos dispondremos a colocarnos manos a la obra.

Pelaremos todas las manzanas excepto una, las cortaremos en cubos y las colocaremos en un bowl amplio. Posteriormente agregaremos la leche, el azúcar y los huevos y trituraremos con el mixer hasta obtener una preparación homogénea, similar a la consistencia de un budín de pan. Luego incorporaremos la harina tamizada y entonces batiremos hasta que logremos una textura lisa y sin grumos. Para conseguir una tarta de manzanas que encante al cortar las primeras porciones, es muy importante que no consideres que el batido es algo secundario. Realmente debéis agregar los ingredientes secos tamizados y mezclar hasta que todo esté integrado, pues luego es imposible que la harina se amalgame al resto.

Una vez listo el relleno de esta exquisitez, forraremos la base del molde desmontable con papel para horno o bien lo untaremos con un poco de mantequilla para asegurarnos que no se pegará al servir, lo mismo tendremos que hacer con las paredes del recipiente. Luego acomodaremos la masa cuidando bien que cubra toda la base y suba por los bordes para hacer de contención. A continuación verteremos el batido y encima colocaremos la manzana que habíamos reservado, cortada en láminas finas y caramelizadas brevemente en un sartén con azúcar. Hasta aquí os aseguramos que perfectamente ya podrían enviar el recipiente al horno pero queremos hacer la jugada completa y por eso os dejamos un pequeño truco que además de potenciar el sabor aportará una vista tremendamente apetecible.

En un cuenco mezclaremos la mermelada con un poco de agua y eso lo agregaremos sobre la capa de manzanas. Podrías hacerlo con cualquier dulce o incluso con miel, pues en todos los casos el resultado será el mismo y el sabor no cambiará demasiado. Finalmente, con el horno precalentado a unos 180°, cocinaremos por aproximadamente 70 minutos o hasta que observemos que se ha dorado completamente por encima. Otro modo de comprobar que la cocción ya está lista es introducir un palillo de brochet o un cuchillo y si al retirarlo está completamente limpio, entonces la receta habrá llegado a su fin.

Cuando la tarta de manzanas salga del horno, es muy importante esperar a que se enfríe por completo si tu intención es desmoldarla porque de lo contrario se desmoronará toda y echarás a perder el trabajo previo. De todos modos una muy buena idea es consumirla cuando aún está tibia y eso va perfecto con las temperaturas invernales que por estos días están acechando a nuestros hogares. Una buena porción de helado de vainilla o nata montada son complementos con los que podrías llevarla a otro nivel.