BUENAS MIGAS

La amistad entre la nieta de Joan Manuel Serrat y una influencer española os hará flipar

Luna Serrat viene triunfando como cara de varias marcas conocidas y eso la ha hecho consolidarse en los medios. Además de importantes trabajos, también está cosechando bonitos vínculos.
domingo, 24 de enero de 2021 · 16:54

Joan Manuel Serrat es dueño de un talento y de una calidad musical indiscutible y eso no es una simple apreciación de alguien que valora sus trabajos, sino que su amplia trayectoria lo ha demostrado con creces desde que comenzó con su carrera. Ha estado en los escenarios más importantes del globo y sus letras han rendido homenaje tanto a las cuestiones más sencillas y cotidianas de la vida como a los sucesos más trascendentales, trágicos e inéditos. Como suele pasar con ese tipo de estrellas, la buena racha los excede y entonces los familiares de su entorno cercano también disfrutan de la posibilidad de ser conocidos y de tener muchas puertas abiertas solamente por llevar tan importante apellido; fundamentalmente si sus intenciones tienen que ver con desempeñarse en ámbitos similares a los de sus antecesores. Eso es exactamente lo que ha pasado con Luna, su nieta.

El nombre de la joven se asocia, desde hace un buen tiempo, a las campañas de publicidad más emblemáticas del mercado porque es una eximia modelo, talento que la ha colocado como una de las influencers mejores pagas de España, algo a lo que cientos de colegas quisieran acceder pero por distintos motivos no pueden. Pero la nieta del artista no solo se desempeña bien promocionando productos, ya que también es periodista. Sus estudios los cursó en la universidad CEU San Pablo y con tan solo 21 años logró hacerse del título que antes nombramos, con especialización en comunicación audiovisual.

Actualmente Luna tiene más de 53.000 seguidores en la red social de las fotos y allí muestra generalmente su lujosa vida. Evidentemente las tareas como reportera no están siendo la fuente principal de sus ingresos, sino que ha comprendido que se desempeña muy bien en el ámbito publicitario y esa es la herramienta con la que está forjando su presente y su futuro. Hasta ahora no sabemos si el oriundo de Barcelona está contento con la decisión de su nieta, pues suele suceder que algunos personajes anhelan que sus sucesores no continúen por el camino de la fama que ellos ya han transitado, probablemente porque conocen las peripecias que implica y querrían evitarlo a sus seres queridos.

La periodista que se maneja como pez en el agua en el mundo 2.0 no es una completa desconocida para algunas de las celebrities más nombradas de la farándula de este país, y una prueba de ello son las fotografías que hace algunas horas ha compartido Anita Matamoros en sus redes sociales. Según parece son muy cercanas, porque la descendiente de Serrat se ha quedado a dormir en la casa de la hija de Kiko Matamoros y juntas han pasado una velada maravillosa, en la que hasta han compartido calzado. Ana también es influencer y estudiante de modas, de manera que sin dudas sus vidas tienen muchos puntos en común por lo que disfrutan tremendamente de la compañía mutua.

La periodista Julia Otero es una de las que comentó públicamente en alguna oportunidad que esperaba que ninguno de sus retoños se dedicara a algún trabajo que implicara ser famoso y no es la primera vez que un personaje conocido emite una opinión similar. De todos modos el cantautor es el fiel reflejo de que una cosa son los anhelos y otra la propia realidad, porque con sus hijos han sucedido cosas muy dispares. Queco, su hijo mayor, no es artista pero sí ha hecho buen dinero en los medios y María eligió el camino de la universidad pero luego parece que se arrepintió. Es farmacéutica pero hace un tiempo decidió abandonar su profesión y dedicarse al periodismo deportivo, y quizás allí es donde Luna ha encontrado la inspiración para convertirse en comunicadora.

Hasta el momento la hija de Queco está dando señales contundentes acerca de que no le interesaría demasiado una vida en el anonimato y los trabajos que ha realizado no han hecho más que afianzar esa premisa. Además, su círculo de allegados está directamente vinculado a los famosos que más ruido generan en las agendas mediáticas de la prensa, de modo que todo va encaminado. Joan Manuel Serrat debe mirar con ojos de orgullo a su nieta porque a su modo, está intentando crear un camino en el que se la reconozca por su propio mérito y no por el arrastre de un apellido ilustre que ensancha el pecho de todos los españoles. De ahora en más habrá que estar atentos para analizar si el público la recibe con los brazos tan abiertos como hizo y continúa haciendo con su abuelo. De lo contrario quizás tenga que emprender el camino inverso que realizó su tía y virar su destino hacia algún otro ámbito de desempeño alejado del ojo mediático. Sin embargo, seguramente sí está convencida de que sus amistades estarán allí para apoyarla en cualquier circunstancia y Ana Matamoros no será la excepción.