NO PUDO CONTENERSE

Irene Rosales se planta contra Isabel Pantoja y cuenta su versión de los audios

La esposa de Kiko Rivera ha aprovechado su espacio en “Viva la Vida” para defenderse de las acusaciones que le ha lanzado su suegra. Manteniendo el estilo que la caracteriza, ha mostrado cuan ofendida está.
domingo, 24 de enero de 2021 · 03:30

Esta semana ha sido el cumpleaños de Ana, la hija de Irene Rosales y Kiko Rivera y aunque eso podría ser un motivo de alegría y festejo en cualquier familia, no es lo típico en los Pantoja. Isabel ha enviado al teléfono de su nuera unos audios para felicitar a su nieta y desde entonces se ha desatado un nuevo capítulo de la trifulca familiar que parece no cesar ni siquiera con el paso de los años. La cantante decidió que era una buena idea filtrar los mensajes en “El programa de Ana Rosa” y por eso muchos consideran que ha sido una manera de responder o de defenderse de la última entrevista que brindó el DJ hace unos días a Mila Ximénez.

La polémica ha comenzado porque la sevillana solamente habría mostrado una parte de los audios y en ese sentido la colaboradora de Viva la Vida” ha manifestado que no ha mostrado el tercero, en el que cual habría sido más ofensiva desde su perspectiva. Aparentemente dos de los mensajes rebosarían en palabras cariñosas de Isabel a Ana, pero en el que no ha salido a la luz habría tenido una frase muy desafortunada con la cual habría hecho referencia indirecta a las pérdidas que Irene ha tenido que sufrir en el último tiempo. Cabe destacar que en el 2020 tuvo que despedir a su padre y a su madre y eso, en el medio de los problemas familiares con su marido, le ha provocado mucha angustia. Además, ha tenido que explicarle a su hija lo que es perder a sus abuelos, de modo que Pantoja habría cometido un evitable error.

“Soy tu abuela, la que creen que ha fallecido”, ése habría sido el contenido de uno de los mensajes que han desatado el enojo de la modelo. Evidentemente hacía un paralelismo con la madre de Irene aunque posiblemente sin malas intenciones, cosa que cuesta creer considerando cómo se vienen dando las cosas hasta el momento. Según aseguraban algunos colaboradores, la intención de la tonadillera es destruir la imagen de la mujer de su hijo, y el método que ha escogido es hacerla quedar ante el público como que no deja que se acerque a los retoños.

Irene Rosales. Captura de pantalla de Telecinco.

La influencer ha apelado a la calma y a la sensatez con la que se ha manejado desde que Kiko decidió comenzar a polemizar con su madre, en aquel programa en el que Jorge Javier Vázquez era el entrevistador. Sin aumentar el drama, ha expresado que no le molesta que la madre de su marido difunda las comunicaciones pues está en todo su derecho de hacerlo, aunque sí se ha sentido lastimada con el contenido. Si el mismo comentario lo hubiese hecho cuando sus padres aún estaban vivos, ella asegura que no le hubiese molestado, pero ahora las circunstancias son otras y en lo que va del año ya ha tenido que explicarle la situación dos veces a su hija, de modo que no consentía que Isabel ironizara sobre el tema.

La oriunda de Gines evidentemente siente angustia al pensar que sus retoños han perdido prácticamente a todos sus abuelos y quizás es por eso que no se anima a ser más lapidaria y tajante con su suegra. Siempre se ha mostrado como una real mediadora en las peleas e incluso cuando las cosas estaban más tensas con el músico, aseguró que Pantoja podría visitar a las niñas cuando quisiera e incluso llevárselas con ella a “Cantora”. Otra prueba de que no quiere incrementar la brecha es que Emma García le pidió si podía escuchar el tercer audio de la discordia y aquí la exparticipante de “Gran Hermano” fue contundente: “Yo no lo voy a enseñar pero te puedo decir lo que dice el audio y por qué me molesta”, decía antes de explayarse en los motivos.

Irene Rosales no duda del profundo amor que Isabel Pantoja profesa por sus nietas pero muy a su pesar, está inmersa en el medio de una situación absolutamente incómoda de la que Kiko Rivera es el principal responsable. Él decide realizar entrevistas para reavivar los problemas y luego ella por su trabajo en televisión se ve en la obligación de responder a muchos temas con los que no acuerda. En más de una oportunidad ha expresado con toda claridad que tiene muchas diferencias con su marido porque no coincide en la manera en que se ha dirigido a su madre o en las cosas que ha elegido exponer públicamente. Probablemente el vínculo que ella ha tenido con sus padres haga que le resulte increíble que él, teniendo a su madre viva, no sea capaz de solucionar los altercados dialogando y fuera del ojo de las cámaras. De todos modos siempre se ha mostrado como un pilar firme en el que su amor puede descansar y confiar, y cada vez que puede, marca las distancias que su criterio le indica.