Receta

Sopa Hamusta, ideal para los días de invierno y muy fácil de preparar

Esta comida es una de las recetas más antiguas de las artes culinarias, han evolucionado con el tiempo y son tan versátiles como ingredientes existen.
viernes, 22 de enero de 2021 · 02:00

La sopa Hamusta tiene un origen muy particular, comenzó siendo una olla llena de agua con una piedra en su interior hasta convertirse en un plato delicioso caldo de verduras el cual alimentó a toda una aldea, la cual un principio estaba negada a ayudar con un par de verduras a unos viajeros. Pero además de alimentar a muchas personas, las sopas son una excelente opción cuando se trata de elegir la mejor opción para los días fríos de invierno.

Así mismo, las sopas son quizás una de los primeros platos de la humanidad y esto es porque en nuestros antepasados remojaban los alimentos en agua. Lo más curioso es que la palabra sopa realmente era utilizada para referirse a las rebanadas de pan que consumían junto a esos caldos y con el tiempo terminó siendo el nombre de esta comida.

Una buena alternativa para los días de invierno.

Hay muchas maneras o combinaciones de vegetales y carnes que se pueden utilizar para la preparación de una rica sopa. En esta oportunidad, tal como te comentamos anteriormente vamos a repasar la receta de la sopa Hamusta, cuyo origen es iraquí país donde suelen acompañar este plato con pan y tahini, pasta hecha a partir de semillas de sésamo.

Para replicar esta sopa en casa vas a necesitar los siguientes ingredientes: 2 calabacines, 150 gramos de hoja de acelga, 2 zanahorias, 2 tallos de apio, 1 patata, 5 dientes de ajo, 1.5 litros de agua, una cucharadita de aceite de oliva y zumo de limón. Todos los ingredientes córtalos finamente en cubos o en rodajas.

La mejor combinación de vegetales.

Cuando tengas todos los ingredientes picados, colócalos en una olla honda, agrega el agua y deja que se cocinen bien. La idea es que los vegetales estén tiernos y que no lleguen a convertirse en papila. Esto puede demorar 15 minutos o más. Cuando esté lista, incorpora el zumo de limón y la cucharada de aceite de oliva, esto le dará mayor sabor al caldo de vegetales así como un poco de textura.

Antes de servir no te olvides de cortar unas rodajas de pan para acompañar esta deliciosa y reconfortante comida. También puedes darle un toque más de sabor con unas ramitas de perejil. Pero si te entusiasmó la idea del Tahini solo tienes que conseguir unos cuantas semillas de sésamo, agua, aceite un poquito de sal, ajo y limón, bate todo hasta que consigas una pasta. Ahora sí listo para comer.