RECETA DE PASTA

Espaguetis con mariscos: pronunciarlo hace que la boca se derrita

Combinar ingredientes ricos hace que el resultado final sea un plus de sabor al que nadie puede resistirse. Eso es exactamente lo que sucede al juntar pasta y frutos de mar, resulta el clásico de los más clásicos y hace feliz a más de uno.
martes, 19 de enero de 2021 · 02:15

Si tuviéramos que ponernos a pensar en ocasiones en las que un plato de pasta no es una buena idea, seguramente no encontraríamos respuesta. Y es que se trata de una opción súper sencilla, al alcance de cualquiera y adaptable a cientos de oportunidades según el acompañamiento que le agreguemos. Los espaguetis con mariscos representan una mixtura típica de la cocina italiana y la española, en la que intentamos agregarle frutos de mar a cualquier comida que tengamos en frente.

Para conseguir un buen menú del que os enseñaremos a cocinar hoy, no es necesario que seáis eximios cocineros ni que cuentes con cientos de artefactos. Sí debes tener en cuenta la calidad y la procedencia segura de los pescados, pues ese sí será un factor determinante en el sabor final. Como cada vez que cocinamos con carnes provenientes del mar, os recomendamos acudir a algún punto de venta confiable y en el que trabajen con mercaderías frescas para estar tranquilos de que no intoxicaremos a nadie en nuestro intento pos agasajar.

Si eres muy hacendoso, perfectamente podrías amasar la pasta desde cero pero eso es algo que no haremos ahora. Simplemente utilizaremos espaguetis industrializados o incluso podrías escoger algún otro tipo de fideos pues el sabor no variará por ese detalle. Sin embargo ya sabemos que el platillo original se realiza con fideos largos y finos.

Con los ingredientes que os apuntaremos a continuación, podrán degustar esta comida 3 personas en forma abundante. Necesitaremos 400g de espagueti, 24 langostinos frescos, 24 mejillones, 20 almejas, 1 cebolla, 4 dientes de ajo, 150ml de jugo de uvas blancas con alcohol, 4 tomates, aceite de oliva, perejil fresco, sal y pimienta. Reunidas todas las materias primas nos dispondremos a poner manos a la obra.

Antes de comenzar con los procesos de cocción del plato propiamente dichos, es importante que dediquemos buen tiempo a la limpieza de los mariscos para liberarnos de algunos restos de arena que luego realmente pueden arruinar semejante manjar. Lo ideal es colocar todos los ejemplares  bajo el grifo de agua fría en algún recipiente que permita escurrirse. Para las almejas puedes ayudarte con un cepillo pequeño y para el resto el correr del agua será suficiente.

Colocaremos a hervir los mariscos con caparazón en un recipiente amplio pues luego allí cocinaremos los espaguetis. Cuando se abran los retiraremos y colocaremos los langostinos sin cabeza por aproximadamente 10 minutos a temperatura suave. Una vez estén todos listos y retirados de la cocción, pondremos sal en el caldo que quedó y cuando comience a hervir colocaremos la pasta.

El acompañamiento siempre debe estar esperando a la pasta y no al revés, para evitar que ésta última se pase de cocción. De modo que tienes que evaluar muy bien los tiempos de tu cocina, pero en general puedes preparar la salsa mientras los fideos se están haciendo. Para ello picaremos finamente la cebolla y los dientes de ajo y sofreiremos por algunos minutos en un sartén amplio. Rallaremos los tomates y los agregaremos junto con el zumo de uvas. Salpimentamos a gusto mientras esperamos que se evapore el alcohol.

Al cabo de unos 5 minutos incorporaremos los mariscos a la preparación y cuando notes que la pasta ya está en su punto, también la pasaremos al sartén para que allí se amalgamen todos los sabores. Removeremos para que la salsa llegue a todos lados, espolvorearemos con perejil fresco y la pasta con mariscos ya estará lista para servirse.

Ya habrás notado que esta delicia digna de los mejores restaurantes del mundo puede convertirse en parte importante de tu recetario familiar con unos simples pasos. Lógicamente, puede que por el costo de los mariscos no la prepares todas las semanas pero definitivamente es una opción deliciosa para algún fin de semana de festejo o cuando esperas recibir visitas en casa y no sabes qué comida podría satisfacerlos más.