Por la borda

El último deseo de Rocío Jurado quedó hecho trizas y la responsable sería Rocío Carrasco

La cantante se fue de este mundo pensando que dejaba todo en perfectas condiciones, pero parece que se equivocó.
martes, 12 de enero de 2021 · 21:08

Los grandes artistas dejan huellas y no pueden ser olvidados fácilmente, como es el caso de Rocío Jurado, quien marcó un hito en la historia de la música: logró ser la inspiración de generaciones posteriores que han aprendido mucho de ella. La reina de la copla, ha logrado imponerse y fiel a su estilo intrépido, ha disfrutado de cada una de las cosas que le regaló la vida.

La cantante ha partido de este mundo el 1 de junio del 2006 y a partir de ahí, todo lo que había construido se fue resquebrajando poco a poco, la familia que era su pilar se empezó a desmoronar y al día de hoy su nombre está vinculado con escándalos y situaciones que, probablemente, la matriarca no podría superar si viviera.

En los años 70, la de Chipiona ya había conquistado al público y en una de esas presentaciones que deslumbraban a sus fans, conoció a quien iba a ser su marido y el padre de su primera hija, el boxeador Pedro Carrasco. Sin embargo, muchos años después, quien había sido su novio anterior, el representante Enrique García Vernetta, confesaba que se había casado con el padre de Rocío por despecho, ya que él se había negado tres veces a darle el sí quiero.

Rocío Carrasco y Rocío Jurado cuando todo era felicidad.

Verdad o mentira, lo cierto es que la vida de la más grande continuó por otros derroteros y además del amor por la copla, ella siempre manifestó lo feliz que la hubiera hecho volver a ser madre, sin embargo, según cuentan, perdió varios embarazos y por eso decidió, tiempo después, adoptar. No lo hizo con el boxeador, ya que la pareja llegó a su fin producto de una infidelidad que ella no le pudo perdonar y a partir de ahí, nuevamente su corazón estuvo libre para volver a enamorarse.

Aunque parezca insólito y novelesco, el amor la estaba esperando en una sala de espera, ya que allí fue donde se conoció con José Ortega Cano. Si bien él ya sabía quién era, no imaginaba que los deparaba un futuro juntos, hasta que un día un médico en común hizo de Cupido y el resto de la historia la hicieron ellos, viviendo su amor al extremo y casándose en una multitudinaria boda.

Producto de esta relación, el torero y la tonadillera viajaron a Colombia a una de las tantas competencias taurinas de él, donde además adoptaron a Gloria Camila y a José Fernando, logrando así coronar su sueño de agrandar la familia, aunque ya su hija mayor le empezaba a dar grandes disgustos, como cuando decidió casarse con Antonio David Flores, quien en ese momento era un guardia civil y su madre le suplicaba que lo pensara. Rocío hizo oídos sordos y no solo se unió en matrimonio sino que pronto también la hizo abuela.

Claramente, si la colaboradora hubiese escuchado a la artista, tal vez no hubiese sucedido el drama posterior que la cantante llegó a presenciar y por el cual tuvo que salir, en varias oportunidades, a defender a su hija. Y esa fue una de las señales que indicaban lo que iba a venir después.

Luego de estos reveses llegó la peor noticia, un 17 de septiembre del 2004. En su mítica finca de la Moraleja, la intérprete abrió su corazón en una rueda de prensa, para contar sobre su enfermedad y que viajaba a Houston para tratarse. Ya que su única misión, era recuperarse y salir adelante.

Dos años después, le decíamos adiós a ella y a su sueño de ver a su familia unida, ya que su hija Rocío al día de hoy, no tiene relación con ningún miembro del clan, ni siquiera se habla con sus hijos y tampoco participó de los homenajes que se le hicieron a su madre. José Fernando, hace años que tiene problemas por los cuales está internado en una clínica y Gloria Camila, si bien está al lado de su padre y ayuda a su hermano, muchas veces tiene que sufrir los desaires de Carrasco. Un verdadero drama familiar, que sin dudas, no hubiese sido soportado por la cantante.