Sanación

Un retiro espiritual: Paz Padilla regresa a sus raíces

La humorista intenta encontrar sentido a su vida en lugares del pasado.
lunes, 10 de agosto de 2020 · 09:34

Paz Padilla está atravesando uno de los momentos más complicados de su vida, sino el más, el cual ella misma describió en redes sociales como “el desierto más duro”.

Tras que su esposo falleciera de cáncer el pasado 19 de julio luego de una larga batalla con la enfermedad, la actriz busca la sanación en medio del proceso de duelo, al amparo de su familia y vínculos más cercanos.

Junto a esta foto, Padilla describió su vida como un "desierto".

En esta nueva y complicada etapa de su vida, un lugar se impone como el paisaje ideal para que la famosa comience a sanar sus heridas: su Cádiz natal, escenario también de la historia de amor que vivió junto a Juan Antonio Vidal.

Es que la tierra guarda una estrecha relación con la cómica más allá de verla crecer. Ha sido el escenario también de emprendimientos, como El Trompeta, un local en la playa Zahara de los Atunes que abrió en el año 2017, junto a su hermano Luis.

Una playa con un significado especial.

Esa misma playa, no es de extrañar, significa mucho para la presentadora: es aquí donde se casó con Vidal, a la par que el lugar donde lo despidió en las últimas semanas. El principio y el final, resumido en un rincón muy especial.

De vuelta a los negocios, el 2009 vio a la humorista embarcarse en un nuevo proyecto: No ni ná, un negocio de ropa que abrió junto a su hija, Anna Ferrer. Exitoso a más no poder, al poco tiempo se extendió a una línea de joyería.

La moda, un refugio de la artista.

La empresaria guarda, indudablemente, aún una estrecha relación con Cádiz y, además de los ejemplos citados, es también uno de sus hogares: en 1996 se hizo de un piso en el casco histórico de la ciudad. Hoy más que nunca, un refugio ideal para sanar el corazón.

El proceso será largo y habrá piedras en el camino, algo que la andaluza sabe bien. Pero al calor de su tierra natal y sus seres más cercanos de a poco la vida podría retornarle aquella paz que le da nombre a Padilla.

Otras Noticias