Contra todo pronóstico

"Dejar ya de darle vueltas": la razón por la que Enrique Ponce no daría el divorcio a Paloma Cuevas

La socialité espera paciente el proceso.
martes, 8 de diciembre de 2020 · 12:02

Desde que el pasado mes de julio Paloma Cuevas y Enrique Ponce anunciaran públicamente su separación, tras más de 24 años de casados y con dos hijas en común, sus nombres han resonado en la palestra de los medios de comunicación.

Se suponía que en septiembre de 2020 la hija de Victoriano Valencia y el torero español ya estarían legalmente divorciados, sin embargo, los plazos no se han cumplido como estaban pactados entre ambos.

La expareja contrajo matrimonio en 1996.

Tras saberse que la empresaria cordobesa ya ha firmado los papeles del convenio de mutuo acuerdo, todos deseaban conocer la razón por la que el diestro no cedía a su separación legal.

De momento, te contamos que la revista "Look" indagó al respecto consiguiendo una fuente cercana a la socialité y al novio de Ana Soria que, sin pelos en la lengua, develó el motivo del retraso en la firma.

Enrique Ponce retrasa el proceso judicial, pero la decisión es definitiva.

El único problema para que Enrique firme es el económico. Digamos que hay algunos negocios que no le van muy bien y no es un buen momento, reza la fuente del medio citado.

Además, el informante explicó al portal digital que dicho documento consensuado iría a manos de un juez y, si bien la nacida en Córdoba (España) puede "tirar sola" con los gastos de las niñas, es necesario que se gestione la pensión alimenticia de antemano.

La exmodelo sigue viviendo en el domicilio conyugal con sus pequeñas y sus padres.

Es decir, como Paloma Cuevas no planea demandar judicialmente a Enrique Ponce, por ello comparten abogados, deberá esperar paciente el proceso y hasta que su ex solucione esta situación. Finalmente, el sitio web aclaró qué dijo el novillero cuando le consultaron sobre este tema.

Estoy cansado de todo esto. Lleva su proceso y en poco tiempo se firmará. Estamos rematando cosas y ya está. ¡Dejar ya de darle vueltas!