Novedades

Maite Galdeano reveló cómo Kiko Jiménez entró a la vida de su hija: "No me lo creía"

La madre de Cristian Suescun se sincera en "Sola".
jueves, 17 de diciembre de 2020 · 19:44

Como la mayoría sabe, Maite Galdeano es el centro de atención de miles de medios por ser la nueva participante de "Sola" tras la salida de Miriam Saavedra.

En las primeras horas del ciclo televisivo, la exconcursante de "La casa fuerte" ha dado que hablar en las redes sociales al no medir palabras a la hora de hablar sobre su yerno, Kiko Jiménez.

La famosa entrando al pisito de "Sola".

Como es de público conocimiento, la madre de Cristian Suescun y el exnovio de Gloria Camila no se llevaban bien en los diversos espacios que han compartido, incluso manifestó que ni con su hija tenía una buena relación.

¿No lo sabías? La ex "Gran Hermano 16" reveló cómo el joven entró a la vida de Sofía Suescun y, a decir verdad, todo fue gracias a un divertido juego que le ofreció el plató para opinar de algunos rostros conocidos de Mediaset.

Maite Galdeano levantó la carta que tenía el rostro de Kiko Jiménez en la pantalla de Telecinco.

A ver, Kiko Jiménez se ha integrado en nuestra vida, es el novio de mi niña del alma y tengo que decir que, al principio, no me lo creía porque siempre que iba a un plató yo lo pasaba muy mal con él porque me rebatía siempre y a Sofía lo mismo.

Tras estas palabras, la colaboradora de televisión dejaba en manifiesto las asperezas que tenía con la pareja de la hermosa influencer y, para sorpresa de todos, dio a entender que ha tenido que resignarse con el tiempo.

"Los veo felices", expresó la madre de Sofía.

Cuando ves que tu hija decide que esa persona va a formar parte de su vida y es muy importante para ella, lo único que me queda es callarme.

De esta manera, Maite Galdeano aceptó que Kiko Jiménez era motivo de felicidad en la vida de Sofía Suescun y, poco a poco, le fue tomando cariño. "Cuando estás con una persona tan buena como Sofía lo que pasa es que te vuelves buena persona y buen chaval", sentenció.