Recuerdos inolvidables

Los amores de Rocío Jurado, el testamento romántico de "la más grande"

La Chipionera se casó dos veces y deslumbró en ambas.
jueves, 17 de diciembre de 2020 · 18:07

Rocío Jurado ha sido una de las reconocidas celebridades de la música especializada en géneros como la copla andaluza y el flamenco que al día de hoy, continúa protagonizando diversos titulares póstumos a su descanso eterno.

De momento, haremos una recopilación por los grandes amores que ha tenido la cantante española de fama internacional, comenzando desde su recordado romance con Enrique García Vernetta.

La Jurado falleció el 1 de junio de 2006.

"La Más Grande" se enamoró de su representante en 1968 y, ocho años más tarde, terminaba su noviazgo porque "Rocío quería casarse y yo le iba dando largas, hasta que ella rompió la relación de repente", expresó el mánager en una entrevista con Juan Soto Viñolo.

A Pedro lo conocí cuando atravesaba una época muy mala, me habían operado de un nódulo en las cuerdas vocales y había roto con Enrique.

Rocío Jurado contrajo matrimonio con el padre de su primera hija un 21 de mayo de 1976.

Con estas palabras, "La Chipionera" reconoció al periodista mencionado antes cómo su vida amorosa cambió y, poco tiempo después, cumplió el sueño que tenía de pasar por el altar de la mano de Pedro Carrasco.

Al año siguiente, la intérprete de "Señora" tuvo a su primogénita Rocío Carrasco y consiguió el equilibrio perfecto al revelarse con dos álbumes claves en su carrera artística. El fin de su matrimonio con el boxeador llegaba a finales de los 80 y el 30 de julio del 1992 conoció a su último gran amor, José Ortega Cano.

"La Insuperable" y el maestro adoptaron dos hijos, José Fernando y Gloria Camila.

El momento más esperado por toda España llegó un 17 de febrero de 1995, la fecha en la que Rocío Jurado y el ilustre torero se dieran el "Sí, quiero" que fue transmitido por dos televisiones distintas, es decir, nadie quedó fuera del evento del año.

Llegaron en coche de caballos, repicaba la campana de la Ermita de las Vírgenes y la alegría de todos sus amigos. Trasminaba alegría, amor y gozo la Yerbabuena, rezaba Antonio Burgos en su prosa.

Otras Noticias