Dos ingredientes secretos

Arroz caldoso con pollo para curar el mal de amores con una receta de la abuela

Esta preparación es típica de España y Latinoamérica.
sábado, 12 de diciembre de 2020 · 18:45

Clavitos de olor y hojas de laurel son la clave para un arroz caldoso con pollo que te sabrá a los fogones de la abuela. Hay tantas formas de preparar esta exquisita receta, como regiones hay en España. Pero lo cierto es que es un plato fácil y que se remonta a los mejores tiempos de los días fríos.

Nuestro platillo se puede elaborar tanto con pechugas de pollo como con contramuslos o incluso mezclando ambas piezas y lo mejor de todo, aunque tal vez lo más difícil es que no hay medidas exactas para los ingredientes porque depende del gusto de cada familia.

El arroz con pollo caldoso es un plato típico de la cocina española y latinoamericana. 

Como consejo para que se destaquen los sabores de la zanahoria, el laurel y de los clavitos de olor, el caldo que vamos a utilizar para nuestro arroz con pollo es mejor hacerlo de verduras. En todo caso, las medidas que te daremos a continuación están pensadas para cuatro comensales.

Pimientos, zanahorias, cebolla, guisantes y patatas serán las protagonistas de esta preparación, las patatas le aportarán un poco del almidón que necesitaremos para espesar nuestro arroz caldoso y no descartes ninguna otra verdura que te guste.

Esta delicia de nuestra gastronomía tiene como base el arroz.

Para nuestro elaborar nuestro plato de arroz con pollo necesitaremos: ½ kg de pechugas de pollo y/o filetes de contramuslos, 6 puños de arroz, 3 zanahorias preferiblemente medianas, 1 pimiento grande, 1 cebolla de buen tamaño, 2 dientes de ajo, 1 patata mejor mediana, 1 puñado de guisantes, 4 clavos de olor, ½ taza de vino blanco, sal y pimienta al gusto, 3 hojas de laurel y aceite de oliva.

Vamos con la preparación. Primero corta las zanahorias en ruedas. El pimiento, la cebolla y el ajo en cubos pequeños, mientras que la patata en gajos medianitos. En una olla de buen tamaño agrega aceite de oliva de manera que cubra el fondo y por la llama alta, cuando el aceite esté a buena temperatura dora los trozos de pollo hasta que se doren. No te preocupes de que el pollo se quede pegado en la olla.

Puedes decorar al final con unas hojitas de perejil que le agregarán frescura a nuestro arroz caldoso.

Para limpiar el fondo de la olla o “desglasarla” verterás media taza de vino blanco y con ayuda de una cuchara de madera despegarás lo que haya quedado, reserva ahora el producto de este proceso aromático que amarás. En esa misma cazuela vuelve a poner un poco de aceite de oliva y con la llama mediana poncha la cebolla, el ajo, la zanahoria y el pimiento alrededor de cinco minutos. Una vez transcurrido el tiempo incorpora el desglasado, el laurel y salpimienta al gusto. Ahora solo debes agregar 7 u 8 tazas de agua y la patata, mientras subes la temperatura al máximo y cocinas durante 10 minutos. Pasado el tiempo agrega los 6 o 7 puñados de arroz y agrega los guisantes y los clavos de olor que le darán un sabor delicioso a este manjar culinario.

Debes dejar cocinar el caldo mientras se espesa y el arroz se hace. Debe quedar el arroz caldoso, así que si se seca mucho la preparación puedes agregar un poco más de agua. Cuando el arroz esté listo, solo apaga la estufa y deja reposar cinco minutos. Ahora solo queda emplatar y escanciar aceite de oliva. ¡Buen provecho!