Dos divas y un solo hombre

"No somos amigas pero": Ana Obregón y Antonia Dell'Atte cargan el peso de su amor por Alessandro

La presentadora y la exmodelo han sido foco de la prensa del corazón.
jueves, 10 de diciembre de 2020 · 15:10

Ana Obregón y Antonia Dell'Atte han protagonizado un sinfín de titulares desde que se diera a conocer el romance de la primera con el marido de la segunda, Alessandro Lequio, en la Navidad de 1990.

A decir verdad, cuando la presentadora de televisión comenzó su noviazgo con el padre de su único hijo ya fallecido, Álex Lequio, el Conde todavía estaba casado con la exmodelo italiana a quien conoció en 1987.

Antonia y Alessandro estuvieron casados de 1987 a 1991.

Fruto de aquel matrimonio, nació Clemente, el primogénito del tertuliano con la archienemiga de la intérprete de "Ana y los 7", a quien la prensa rosa tildó en su momento como "la tercera en discordia".

Tras abandonar a su entonces esposa, el colaborador de televisión decidió dar riendas sueltas al amor que sentía por la actriz española y, después de proponerle el casamiento que nunca llegó, terminó teniendo un hijo con ella también.

Ana Obregón no ha podido contraer matrimonio con el padre de su hijo porque Antonia no le cedía el divorcio.

No puedo tener celos de alguien inferior a mí en todo. Tener celos de alguien así sería faltarme el respeto a mí misma.

Estas tajantes palabras de Antonia Dell'Atte fueron motivo de una rivalidad que parecía eterna, pues la madrileña no se quedaba atrás y públicamente respondía: "Me vuelve loca que me critiquen. Me gusta mucho que la gente hable mal de mí".

Las famosas han hecho las paces y consideran que son mujeres que han luchado por sus hijos desde siempre.

No obstante, con el correr de los años, Ana Obregón y la experta en moda fueron dejando de lado aquellas rencillas que cargaban por amar a un mismo hombre y se permitieron la reconciliación a través de una portada para "¡Hola!" donde sellaron "la paz" de esta forma:

No somos amigas, no nos adoramos y no lo hacemos todo juntas, pero nos llevamos muy bien. La nuestra es una reconciliación de verdad.

Otras Noticias