Crisis migratoria

Pablo Casado exige reforzar la diplomacia con Marruecos para evitar los reclamos soberanistas

El líder del PP señaló al Ministerio de Exteriores, que tendría precisamente un cambio.
martes, 8 de junio de 2021 · 04:30

La tensión diplomática con Marruecos sigue sin resolverse a tres semanas del comienzo de la crisis migratoria. La nueva maniobra del Ejecutivo marroquí fue cerrar el Paso del Estrecho, cuestión perjudicial para el avance de las relaciones, que Pablo Casado exige resolver al igual que la mayoría de los españoles consultados por Sigma-Dos.

El líder del PP reclama un mayor “peso exterior” de La Moncloa en el ámbito internacional. En su presentación en el Club Siglo XXI, el diputado también se refirió a los últimos avances de los indultos que involucran a Oriol Junqueras, pero la mayoría de sus mensajes estuvieron marcados por la crisis con el país africano. Lo cierto es que la política exterior de Rabat es compleja tanto para España como para otros países como Francia e incluso Estados Unidos, con quienes ahora están en vías de entendimiento.

Debemos tener una política exterior que cuanto antes intensifique las relaciones bilaterales

Pablo Casado se ha reunido con un grupo de dirigentes y empresarios para debatir la crisis migratoria de Ceuta. Según “Europa Press”, se reunió con sus pares populares de la ciudad autónoma y el Ayuntamiento de Madrid, con quienes coincidió en señalar como oportuna una respuesta más fuerte del Ministerio de Asuntos Exteriores. Existe una “pérdida de respeto” en su opinión, que en Marruecos ya advierten con el ascenso de pensamientos soberanistas que el propio Primer Ministro del país instauró. El partido Istiqlal cree que es momento de apartarse de la “policía de fronteras”. 

“La Razón” precisa que esta formación considera que el “reconocimiento estadounidense” les otorga más justificativos para reclamar a Ceuta y Melilla como propias. Esta propuesta deslizada entre fines del 2020 y comienzos de este año, fue lanzada en un contexto donde Donald Trump fue intermediario de la paz marroquí con Israel, y en efecto fue interpretado como un viraje diplomático favorable. En el país africano esperan que este contexto los favorezca para reclamarle a España y la Unión Europea otro reconocimiento internacional. Además, el entendimiento con el Gobierno de Biden puede extenderse por los negocios de fosfatos, y ser un socio privilegiado para Estados Unidos.

Los esfuerzos de Laya realizados en Haití no sería considerados para mantenerla en su cargo.

La premisa de los representantes exteriores de Marruecos es que su país se convierta en “la nueva Arabia Saudí”, según “El País”. En materia diplomática, una de las primeras exigencias puede ser extender el reclamo territorial sobre las ciudades autónomas españolas. El escenario está dado para que el conflicto se agrave, y La Moncloa no demuestra fortalezas ante el inminente cese de González Laya. “El Economista” revela que en el Gobierno prevalece el cansancio por el enfoque de la política exterior de la ministra, más enfocado a lo social que a lo económico. Para Pablo Casado, los problemas con el país africano y el independentismo reflejan la “debilidad” de Pedro Sánchez. En el segundo caso, considera que los españoles deben decidir las medidas de gracia, según “Europa Press”. Además, advierte que cualquier decisión tendrá la última palabra del Congreso.

Si quieren algún tipo de modificación de la Constitución tendrán que venir al Parlamento español y plantear una reforma incluso del modelo de Estado