Era Clinton

Juan Carlos I ofreció el apoyo de España para la intervención militar de EEUU en Colombia

El exmonarca y José María Aznar respaldaron el plan que produjo graves violaciones a los derechos humanos.
lunes, 7 de junio de 2021 · 12:47

El diario Público ha revelado hoy información relevante de un documento desclasificado del Departamento de Estado de EEUU, según el cual Juan Carlos I ofreció a ese gobierno el apoyo de España para financiar el llamado “Plan Colombia”.

En febrero de 2000, el monarca español transmitió al Gobierno de Bill Clinton que buscaría fondos para este acuerdo de asistencia militar, que con la excusa de la guerra contra el narcotráfico, produjo en el país latinoamericano miles de asesinatos y gravísimas violaciones de los derechos humanos. 

Tras la promesa de Juan Carlos I, el Gobierno del PP liderado por José María Aznar, aportó 100 millones de dólares al plan ideado por los gobiernos de la era Clinton y el entonces presidente de Colombia, Andrés Pastrana. Este último, se encuentra actualmente al frente de un proyecto de la Fundación FAES del expresidente popular, que impulsa el regreso de los partidos derechistas a los gobiernos de América Latina, y también está vinculado al escándalo de Jeffrey Epstein.

El entonces presidente de Colombia, Andrés Pastrana, lidera ahora el proyecto de la Fundación Faes de José María Aznar.

El llamado “Plan Colombia”, llevado a cabo  entre los años 2000 y 2016, fue la estrategia por la que soldados estadounidenses participaron en operaciones militares en territorio colombiano, pero también constituyó una ayuda económica de alrededor de 10.000 millones de dólares que con la excusa de luchar contra el narcotráfico, declaró la guerra a los grupos guerrilleros, generando un terrible impacto en la población civil colombiana.

De acuerdo con el documento desclasificado del Departamento de Estado de EEUU al que tuvo acceso Público, cuando Juan Carlos I se reunió en la Casa Blanca con Bill Clinton, el 23 de febrero de 2000, llevó un claro mensaje de apoyo al plan para la intervención estadounidense en suelo colombiano.

 En América Latina podemos ser útiles, incluso entre bastidores. Conocemos bien a la gente, tenemos los mismos antecedentes. Podemos limpiar asperezas.

 

Clinton aseguró en dicha reunión que "será interesante ver lo que ocurre en Colombia. Tenemos que trabajar juntos en esto", y recalcó en la necesidad de una "fuerte colaboración" por parte de nuestro país, por lo que el monarca entregó el mensaje de la intención compartida con el Gobierno de Madrid:  "Queremos ayudar. La semana pasada tuvimos una reunión en España para recaudar fondos para el Plan Colombia".

En el acta de la reunión, calificada como "confidencial", aparece que el ministro de Exteriores del Gobierno de Aznar aseguró que España estaba "presionando" para "conseguir más dinero" para la intervención militar: "Estamos presionando a los escandinavos, a Alemania y a Francia para que aceleren la financiación. El plan es bueno. Tiene objetivos claros a medio y largo plazo. Necesitamos construir una sociedad civil fuerte e incorporar a los guerrilleros". 

Clinton, muy entusiasmado, propuso a Juan Carlos I que "liderase" la defensa del plan ante la UE, considerando que resultaría ser algo  "muy positivo" y que  "el futuro de América Latina depende de la preservación de la estabilidad y el fortalecimiento de la democracia".

Clinton le propuso a Juan Carlos I liderar la defensa del "Plan Colombia" ante la UE.

El presidente estadounidense reconoció que había que "tener cuidado en Colombia". "Queremos ayudar a entrenar a los militares, pero a causa de Vietnam, el Congreso teme que asumamos su conflicto. Hemos tenido que ser muy claros al decir que estamos entrenando a militares limpios de corrupción para luchar contra las drogas y proteger a la fuerza policial civil. No nos vamos a meter en medio de una guerra civil". 

Por su parte, el entonces presidente colombiano, Andrés Pastrana, empezaba a mostrar su doble cara. Mientras firmaba el plan militar junto a Clinton, había iniciado las  negociaciones para la paz con las FARC en el Caguán, que obviamente no resultaron en nada.

Sin embargo, el "Plan Colombia" ya había empezado a generar graves violaciones a los derechos humanos, que se recrudecieron durante los años siguientes bajo los gobiernos de George W. Bush, quien sucedió a Clinton y de Álvaro Uribe quien llegó a la presidencia del país después de Pastrana. 

El expresidente del Gobierno, José María Aznar junto a Andrés Pastrana y su sucesor, Alvaro Uribe.

La historia de lo que ha seguido en Colombia bajo la llegada de Uribe al poder ya es conocida. La ayuda económica del "Plan Colombia" le permitió llevar adelante su terrorífica Política de Defensa y Seguridad Democrática, que según la plataforma de derechos humanos Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos (CCEEU) , ha supuesto un costo humano devastador.

Durante sus gobiernos se dieron los mal llamados “falsos positivos”, que según datos actualizados de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) de Colombia, ascienden a 6.402 ejecuciones extrajudiciales de civiles, que después hacían pasar por guerrilleros dados de baja en combate, para así justificar el éxito militar contra la guerrilla y el narcotráfico.

El Plan Colombia además, dejó  "más de 1.000 sindicalistas y 400 defensores y defensoras de los derechos humanos asesinados, y un incontable número de mujeres sufrieron violencia sexual", según un informe de CCEUU del 2016.