Crisis migratoria

El presidente de Ceuta viaja a Madrid en pleno conflicto por el cierre de una frontera con Marruecos

El Gobierno de Rabat tomó una decisión que frenará la devolución de 3.000 migrantes.
lunes, 7 de junio de 2021 · 05:15

La crisis migratoria de Ceuta cumplirá su tercer semana este lunes. España y Marruecos están lejos de un entendimiento, que tiene en el medio a refugiados en una situación precaria en los centros de alojamiento de la ciudad. El presidente Vivas comparecerá mañana, con la sorpresa de la retirada del apoyo africano a una operación conjunta de retornos.

El dirigente popular se presentará en un foro a días de tildar la crisis como el desafío “más difícil” en sus 20 años de trayectoria. Es consciente que pueden haber hasta 3.000 migrantes a la deriva, que esperan por una respuesta que sólo se resolverá diplomáticamente. En estos momentos, los centros están duplicando sus esfuerzos para sostener la crisis sanitaria (por la importación de casos de coronavirus), y social que tienen como protagonistas a ONG como Luna Blanca.

Será una de las tribunas con mayor prestigio de España y por la que pasan los representantes más destacados de la sociedad española

La ONG mencionada pasó de atender 500 a más de 1.000 migrantes en semanas.

Si Vivas confiesa que la coyuntura migratoria y diplomático es difícil, también afrontará el discurso político más complejo de su gestión por los notables que se presentarán en el Club Siglo XXI. Según “Europa Press”, la cita está prevista para la tarde madrileña de mañana, en la que está obligado a dar cuentas de cómo sigue la crisis. En estos momentos, su Gobierno espera que Marruecos se solidarice con el presente de más de 1.000 menores que tienen albergados en Ceuta, que claramente quintuplica su capacidad de 250 plazas de alojamiento.

“Cope” precisa los números que analiza con detenimiento el equipo de Vivas. Lógicamente que el excedente no se traduce en la completa deriva en las calles ceutíes, sino que están repartidos en los centros de Piniers, Santa Amelia, y los dos de Tarajal. Las condiciones son precarias, pues uno de estos últimos llega a tener el rótulo de ser “sucio”, y aún así el Ejecutivo de Rabat no cede ante la crisis. En estas horas dieron un paso hacia atrás en el entendimiento diplomático, al cerrar el Paso del Estrecho, el mayor puerto de entrada y salida de los migrantes.

La última vez que se habilitó el paso fronterizo, se registraron 3.340.045 de entradas y salidas. 

En cuanto a la operación "Marhaba 2021", se llevará a cabo desde los mismos puntos de tránsito marítimo del año pasado

Como informa “ABC”, el Gobierno marroquí mantendrá las mismas disposiciones de flujo migratorio. No se producen cambios para favorecer el retorno de sus ciudadanos que hoy en día están en Ceuta. Puede entenderse como una hostilidad, u omisión diplomática a la salida de Brahim Ghali de España que tanto exigían. Se espera la reacción del Ministerio de Asuntos Exteriores; pero de mientras, los trabajadores sociales deberán duplicar sus esfuerzos sin este paso fronterizo que podía aliviar su situación. La ONG Luna Blanca se está encargando, junto a otras involucradas en los problemas migratorios, del alimento de los marroquíes. Brindan hasta 1.200 menús diarios a quienes lo precisan, según “El Diario.es”, estando atentos a una emergencia que despierta la preocupación internacional. Relatan en exclusiva al medio citado que la canasta de alimentos es saludable, pero se están duplicando los pedidos y preocupa que puedan sostener la provisión de los mismos ante el aumento de demanda.

Otras Noticias