Tensión diplomática

El Gobierno reitera su postura frente a Marruecos pero apuesta a una "actitud constructiva" con el país vecino

La ministra portavoz ha asegurado que "España quiere y desea mantener una buena relación como siempre".
martes, 1 de junio de 2021 · 14:26

El Gobierno ha reiterado hoy la postura frente a Marruecos que defendió ayer el presidente Pedro Sánchez, después de que el comunicado del Ministerio de Exteriores del país vecino incluyera una comparación de la cuestión del Sáhara con el independentismo catalán.

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz María Jesús Montero, ha asegurado que el jefe del Ejecutivo expuso "con total claridad la posición" del Gobierno respecto a la crisis y al "asalto" ocurrido en Ceuta y que no se ha de "condicionar" la política exterior de España. 

Ante un segundo comunicado de Rabat en el que se expresaba la sorpresa por las declaraciones de Sánchez, Montero apuntó a que "insistimos en que no es admisible que el Gobierno de Marruecos desafíe la frontera y la integridad territorial por discrepancias en política exterior", y señaló además que respecto al Sáhara, la postura de España permanece inalterable. Vídeo de Público

Sin embargo, la también ministra de Hacienda ha asegurado que esto no quiere decir que no se apueste por una "actitud constructiva" con Marruecos, ni evita que haya una "voluntad de que acabe la tensión" ya que "España quiere y desea mantener una buena relación como siempre" con el país vecino.

Queremos que se vuelva cuanto antes a la normalidad.

La portavoz del Gobierno ha señalado que se ha apostado por dejar que la "alta diplomacia" haga su trabajo "para que se puedan reconducir situaciones complejas o malentendidos", ya que España y Marruecos , son "dos países que se necesitan" tanto por ser vecinos como por su relaciones comerciales y ha reiterado que en el caso de Rabat porque nuestro país es su principal valedor en la UE.

Es imprescindible que volvamos a retomar la normalidad entre los dos países, que fue alterada con motivo de un asalto en toda regla que se produjo en nuestra frontera con la llegada 10.000 personas.

Lo ocurrido en Ceuta, según Montero, no fue una crisis migratoria "sino que fue un ataque real a nuestras fronteras", por lo que considera que el Gobierno tiene la "obligación" de mantener la unidad y la integridad en todo el territorio, aunque ha evitado decir algo que "pueda dificultar la negociación" que está llevando adelante el ministerio de Exteriores, reiterando que la vocación del Gobierno "es de encuentro y entendemos que la de Marruecos también".