Pais Vasco

Tras ser reelecto con el 88% de los votos en EH Bildu, Otegi presiona por derogar la reforma laboral

La formación independentista buscará tener injerencia en la transferencia de prisiones.
domingo, 9 de mayo de 2021 · 19:41

Desde las últimas elecciones vascas celebradas en julio del año pasado, EH Bildu ha logrado consolidarse en su comunidad autónoma de origen. También registró avances en el Congreso de diputados, con su polémica injerencia en los PGE del PSOE y Podemos. Este fin de semana, las bases debían decidir la futura conducción y no dudaron a quién debían elegir.

Arnaldo Otegi fue ratificado con el 88,49% de los votos, y precisamente su formación Sortu controlará la Mesa Política de la coalición independentista. Tras los buenos resultados, la dirigencia “abertzale” reanudó su agenda presionando por la difícil situación sanitaria en el País Vasco, derivada del veto judicial a las restricciones; además de un llamado de atención a Pedro Sánchez por reformas pendientes como la laboral, y la transferencia de prisiones.

El Congreso de EH Bildu culminó con un gran fortalecimiento al partido heredero de Batasuna, y un claro debilitamiento en las líneas de Eusko Alkartasuna y Alternatiba. “El País” precisa que algunos de los partidarios creen que los primeros pueden “desaparecer” claramente del centro político separatista vasco. Después de cumplirse 10 años de la rehabilitación electoral a los abertzales, su apoyo parece estar en auge. Por lo tanto, el partido de Otegi se está alineando al PNV en las principales decisiones que involucran a la comunidad. La transferencia de prisiones es la medida más emblemática sobre la cual proponen un completo viraje, según “Europa Press”.

Vamos a intentar hacer políticas nuevas para promover una humanización de las prisiones, la reeducación, la resocialización y reinserción de las personas presas

El representante independentista, Iker Casanova, insistió en que ahora será el Gobierno vasco el que deba mejorar la gestión penitenciaria. El objetivo será ampliar el “derecho a decidir” para quienes busquen reinsertarse socialmente tras su condena. Es conocido el apoyo a los condenados vascos que fueron trasladados desde diversos puntos del país nuevamente a la comunidad de origen. EH Bildu ahora delega esa responsabilidad directamente en el PNV de Urkullu, así como también en lo concerniente a la gestión sanitaria. No fue bien recibido el veto judicial del máximo tribunal, que resultaba predecible si se tenía en cuenta el fallo de octubre. Pedirán la reprobación de Sagardui, también por un caso de “vacunatorio VIP”, según el portal “20 minutos”.

Otro de los compromisos sellados por el dirigente fue "combatir a la ultraderecha y los conservadores".

Hace pocos días, el presidente vasco descartó el trasfondo de la denuncia de EH Bildu. Recordó que estaba registrada desde hacía meses, por lo que la maniobra ha sido siempre la de confrontar. Así parece que prevé continuar Otegi con los resultados partidarios. Hoy envió un fuerte llamado de atención hacia el Gobierno central, específicamente por la derogación de la reforma laboral. “El Correo” precisa que está primera en la lista de objetivos enviados a la UE, principalmente en lo que refiere a los convenios colectivos. Este fue el punto que llevó al acuerdo de los independentistas vascos con el PSOE el año pasado, y varios meses después, sigue pendiente la respuesta. El líder reelecto confía en que las calles sean el canal de protesta para que finalmente se cumpla el acuerdo, según “Público”.

Ahora toca hacerles cumplir, pero eso no depende de la dinámica institucional y parlamentaria, sino de la capacidad de movilizar a la gente