Polémica

Tras ordenar el cierre de la hostelería, el presidente de Cantabria es descubierto en un restaurante

Un ciudadano reprochó a Revilla, en el lugar de los hechos, y luego respondió en sus redes sociales.
jueves, 6 de mayo de 2021 · 18:34

La mayoría de las comunidades autónomas de nuestro país ha logrado salir adelante de la cuarta ola de contagios. El fin del estado de alarma se avecina y algunos presidentes se destacaron por decretar medidas más restrictivas de lo que señala la curva epidemiológica. En Cantabria ocurre esta combinación de factores, seguidos de una polémica protagonizada por su presidente.

Miguel Ángel Revilla decidió prorrogar la clausura del interior de la hostelería, pero algunos ciudadanos lo descubrieron comiendo en un local. En clara contradicción a lo ordenado a la ciudadanía, el líder regional publicó un video en sus redes sociales buscando aclarar que almorzó en un espacio ventilado. Las medidas anunciadas ayer fueron mal recibidas, aunque no son determinantes, porque el propio titular del Ejecutivo autonómico mencionó que el TSJC debe ratificarlas. A continuación, “El Diario Cantabria” muestra cómo era sorprendido el presidente.

Estaba aquí, cerrado con un candado, no tiene vergüenza.

En las imágenes se puede ver claramente cómo Revilla caminaba por el interior de un local, siendo que había ordenado el estricto cierre de su interior. El cliente que lo sorprendió le reprocha los restos de bebidas y comida consumida en una mesa que además tiene un puro apagado, inclumpliendo así otra de las medidas prohibidas en los locales. Frente a estos hechos, las principales formaciones de la oposición (PP, Ciudadanos, Vox e IU) exigen que explique públicamente su actitud.

El líder de los liberales cántabros no duda en pedir la dimisión del presidente regional en caso de corroborarse todo lo denunciado, según “Diario Montañés”. Por el lado de los populares, añaden que debe justificar su comportamiento tanto a los ciudadanos, que se esfuerzan por no circular, como también a los hosteleros que deben cumplir con el cierre interior, pues si abrieran (como el local de la polémica) sufrirían multas. Las medidas no fueron livianas en la comunidad: se ordenó también un aforo del 75% en terrazas y un máximo de seis personas en las mesas de los locales, según “Europa Press”.

He comido en un lugar abierto y ventilado, no en un espacio cerrado, invitado por una importante empresa de Cantabria.

En la filmación publicada en sus redes sociales, Revilla muestra un lugar desalojado, con puertas y techos semi abiertos. De este modo, intenta justificar su almuerzo ante los ojos de los ciudadanos. El cliente presente lo responsabilizó de las familias que “tienen hambre” por consecuencia de los cierres prolongados nuevamente a partir de este domingo. En Vox coinciden que “llevó a la ruina” a todo el sector. Desde hace días, los hosteleros se organizaron con colegas de otras comunidades cercanas en la “Plataforma del Norte”, para exigir mayores certezas a sus presidentes, de acuerdo al medio citado. Lejos de consensuar, el presidente cantábrico mantiene una relación tirante con los líderes regionales vecinos, últimamente con Urkullu, por diferencias en los cierres autonómicos.