Judicial

Quim Torra admite que aceptaría estar preso antes que pagar los 8.500 euros de sanciones

El expresidente y sus compañeros condenados no contemplan aceptar “humillaciones” en tribunales.
miércoles, 5 de mayo de 2021 · 19:23

Cataluña permanece en una crisis institucional y política desde octubre de 2017, año del referéndum independentista, que derivó en sucesivas detenciones por sedición. Otros de los efectos adversos han sido las protestas por parte de los ciudadanos y también funcionarios, como Quim Torra, quien tiene una deuda con el Estado que se amplía cada día más.

El expresidente fue multado e inhabilitado con 8.500 euros por utilizar símbolos independentistas, pero asegura que prefiere ser detenido en lugar de pagarlos. Esta actitud del dirigente coincide con la de sus compañeros separatistas, hostiles a ser “humillados” tras la recomendación realizada justamente hoy para que soliciten formalmente sus indultos.

Forman parte de un proceso represivo de coerción de la libertad de expresión y de persecución del independentismo en Cataluña

El expresidente de Junts reclama a los dirigentes activos que avancen hacia la independencia sin dudar.

Los allegados a Quim Torra justifican que la decisión judicial de penalizarlo resulta arbitraria por su pretendido alcance. Según “La Vanguardia”, el referente de Junts describe un nuevo “saqueo disfrazado de legalidad” que ejerce España sobre Cataluña. Los independentistas insisten en que los tribunales siguen maniobrando políticamente, por lo que no aceptan sus exigencias y, en efecto, consiguen respaldos internacionales que ponen en duda la imparcialidad judicial: es el caso del TJUE, que ya comunicó su decisión de atrasar la orden de extradición contra Carles Puigdemont.

El juez Llarena realizó el pedido por la vía urgente, según “Diario de noticias”, y los antecedentes se repitieron en la resolución. Se sigue protegiendo el debido proceso ordinario, esto significa que no se ejecutarán órdenes de repatriación inmediata, sino que se continuará con los tiempos (a veces lentos) de la justicia. El presente del expresidente y eurodiputado es distinto al de sus compañeros, pues no estuvo privado de su libertad en los últimos años. Oriol Junqueras y el resto de los dirigentes detenidos se encuentran en una coyuntura similar a la de Torra: en la necesidad de avalar las recomendaciones de los altos tribunales para tener beneficios. Jordi Cuixart anticipó su rechazo al pedido de indulto, al sentirse vulnerado, según “Libertad Digital”.

Cuixart fue apoyado por Mauri, de Ómnium, en su negación de "pedir perdón" al Estado.

No aceptaremos ninguna humillación, arrepentimiento, ni indulto. Lo hemos dicho en el Supremo y a todo el mundo: la defensa de la democracia no admite chantajes

El dirigente trató de unificar un mensaje que se desconoce puertas hacia adentro. El pedido de indultos siempre fue defendido por las formaciones políticas (ERC, Junts, PDeCat y la CUP) y organizaciones como Ómnium, pero más resistidos por los propios dirigentes. “La Vanguardia” añade que tendrán cinco días para presentar estas peticiones, tal como lo previó el Tribunal Supremo. Los tiempos también se acortan para Quim Torra, a quien ayer se lo acusó por su “desobediencia y falta de acatamiento” por la Audiencia Nacional, de acuerdo a “El Mundo”. En una muestra de orgullo más ampliada, el expresidente pidió que “nadie pagara estas multas” por él, por lo que realmente está dispuesto a aceptar las peores consecuencias judiciales, según el diario antes citado.

Otras Noticias