Elecciones

Tras 26 años de gestión del PP, Madrid decide entre continuidad o cambio

La convocatoria a las urnas en día laborable pone en juego grandes apuestas políticas.
martes, 4 de mayo de 2021 · 10:41

Las elecciones anticipadas a la Asamblea de Madrid de este martes han estado signadas desde el inicio por inusitados niveles de tensión política y por circunstancias singulares, como el propio hecho de ser realizadas en un día laborable. 

Esta decisión controversial, que distorsiona las condiciones de igualdad ante el derecho al voto entre quienes pueden permitirse o no abandonar sus obligaciones, es solo una de las tantas particularidades de estos comicios. 

Los episodios tormentosos provocados por discordias ideológicas, pero también por provocaciones antidemocráticas y por sucesos de amenazas de muerte a varios dirigentes, han trazado una línea muy clara entre dos bloques que se disputan la gestión de la CAM. 

Cuatro de los presidentes del PP en Madrid, todos investigados por corrupción.

El Partido Popular, luego de 26 años al frente del Ejecutivo madrileño, tiene todas sus fichas puestas en una alianza con la fuerza de la ultraderecha, en busca de utilizar un triunfo que consideran seguro con el fin de poder proyectarlo a nivel nacional, posicionarse como opción ante el PSOE de Sánchez y absorber a Vox, cerrando el desafío que le ha planteada la formación de Abascal. 

La gestión sanitaria de Isabel Díaz Ayuso, marcada por la laxitud en las restricciones, sumado a una discurso trumpista con toques libertarios y terraplanistas, son registradas como fortalezas por parte del PP y como debilidades por los partidos opositores. 

Isabel Díaz Ayuso lidera el gobierno regional que peor ha gestionado la pandemia en España.

La chance de un posible bloque de izquierdas mayoritario, conformado con los escaños de los socialistas, Más Madrid y Unidas Podemos, está absolutamente determinada por el nivel de participación del electorado de los barrios obreros y las zonas humildes de Madrid

Las encuestas han dejado abierto el suspenso, ya que tanto la movilización a las urnas, como el voto por correo y una elevada cifra de indecisos pueden cambiar el rumbo de una elección en la que hay mucho futuro en juego.