Polémica

Belarra descartará los pedidos de cese por difamación o persecución contra los dirigentes de Podemos

Desde el partido insisten en el “lawfare” en causas como la de Neurona.
sábado, 29 de mayo de 2021 · 05:00

El desgaste de Podemos como formación comenzó desde su ascenso político en el Congreso de diputados, el Parlamento Europeo, hasta llegar a la coalición de Gobierno. Una ola de casos judiciales surgieron contra su ex líder, Pablo Iglesias, y otros dirigentes importantes que están bajo la mira por su transparencia. Ione Belarra deslizó una sorprendente propuesta para mejorar la “ética” en este aspecto.

La ministra de Derechos Sociales sugiere en un documento de su candidatura que quienes estén procesados por un caso de “lawfare” no renuncien a sus cargos. Admite que se abra un debate en torno a este concepto en auge en América Latina, pues mezclar un deber ético con una subjetividad que puede ser tan cierta como falsa, no brinda demasiadas certezas a un partido que busca reconstruirse tras la salida de su referente.  La formación busca eliminar responsabilidades en las causas más comprometedoras, como Neurona, donde se involucra al equipo de Irene Montero; y también con Alberto Rodríguez, otro de los que recientemente fue citado oficialmente en una causa por lesiones a la autoridad.

Se aplicará en cumplimiento de la legislación vigente cuando exista un contexto de persecución judicial con intenciones políticas (lawfare) y alejado del derecho

La propuesta de Belarra para liderar Podemos refuerza el pensamiento de una justicia “hostil” a los intereses de los morados. Según “Europa Press”, el objetivo de la exsecretaria de Agenda 2030 es que una Comisión de Derechos y Garantías sea el “tribunal” del partido para valorar si los dirigentes procesados están siendo afectados por procesos judiciales arbitrarios. Surgen dudas sobre la objetividad en casos como el del secretario morado que hoy comenzó su juicio oral. Por ejemplo, en este caso existirían videos que corroboran el delito de lesiones, que conllevaría una corta pena de seis meses. A continuación, "RTVE" muestra los detalles sobre su proceso.

El Ministerio Público y algunos testigos aseguran que el episodio fue real. Las primeras instancias municipales y regionales de Canarias fueron desestimando la imputación, hasta llegar al Tribunal Supremo con la eliminación de los fueros parlamentarios. Ahora tiene 10 días para presentar un descargo, según precisa “20 minutos”, en esta causa que difícilmente puede catalogarse dentro del “lawfare”. Probablemente la que tiene mayores horizontes es la causa de Neurona, que desprendió otras investigaciones por la injerencia de la acusación popular de Vox y los Juristas Pro Lege. Precisamente ayer, el partido morado ha requerido a la Fiscalía que rechace las diligencias sobre por derivarse de “publicaciones realizadas en la prensa”.

Las conexiones con la causa son más producto de teorías alambicadas e inconsistentes, e incluso de tramas novelescas

La presentación judicial de Podemos insiste en la falsedad de las acusaciones de la querella involucrada en la trama de la consultora. Según “Europa Press”, remarcan la falta de fundamentos en este caso que siempre ha tenido a Juan Carlos Monedero y Pablo Echenique como principales imputados por su presunta gestión con Neurona. Pero también se investiga el origen de los fondos empleados en la campaña electoral de 2019, cuestión más compleja que precisamente se desprende del pago a la consultora. Un trabajador sorprendió al mencionar que recibía sus honorarios de parte del grupo parlamentario morado, tal como replica “Ok Diario”. Este tipo de denuncias difícilmente llevan al partido a mayores responsabilidades penales, pero sí están dentro de la estrategia de difamación “política” que acusa Belarra. A continuación, "El Español" muestra la declaración testimonial del empleado mencionado.