La Moncloa

Carmen Clavo defendió los indultos del Ejecutivo, pero los presidentes del PSOE los rechazan

Felipe González se sumó a los cuestionamientos señalando el descontento de la militancia.
jueves, 27 de mayo de 2021 · 06:00

Los indultos que el Ministerio de Justicia remitió hacia el Tribunal Supremo sufrieron un revés judicial por parte de la máxima instancia judicial. En medio de la presión del PP y el resto de los partidos de derecha, los magistrados resolvieron descartarlos. Dentro del PSOE comenzó una etapa incierta con divisiones entre los presidentes regionales que Carmen Calvo intenta ocultar.

La vicepresidenta del Gobierno de Sánchez anticipa que utilizarán herramientas suplementarias, pero reivindica su respeto por la independencia judicial. El objetivo es lograr un clima de cohesión y convivencia con el nuevo Gobierno de Pere Aragonés que prevé retomar la mesa de diálogo. Sin embargo, el fallo tuvo amplio respaldo de figuras opuestas como Carlos Lesmes (CGPJ), como también de presidentes socialistas (García-Page, Fernández Vara) e incluso Felipe González. Varios indicadores corroboran que la sede de Ferraz tiene escasos apoyos para conceder unos indultos que todavía dependen de su líder. A continuación, "Europa press" muestra la comparecencia de la referente andaluza.

El Ejecutivo tiene que velar por la convivencia y solidez de una democracia con los instrumentos que tiene para dar respuesta a los problemas

Calvo fue una de las primeras dirigentes históricas del PSOE en pronunciarse sobre la resolución judicial. Se manifestó muy respetuosa de la competencia del Supremo y también del Gobierno, pues aquí residen las atribuciones de beneficio judicial. El objetivo del ministro Campo (Justicia) al enviar los expedientes de gracia para líderes como Junqueras, pudo haber sido el seguimiento de los protocolos que La Moncloa rompió últimamente. Pero lo cierto es que se encontró con la negativa que lideró Lesmes, el presidente del tribunal y CGP. Diferenció la medida de gracia del indulto para justificar su decisión. A continuación, "Libertad Digital" precisa sus explicaciones.

Cuando no hay concordia es difícil de aceptar

Más allá de admitir que la medida es propia del Poder Ejecutivo (que en última instancia debe remitir los indultos al Rey Felipe), el magistrado insiste en que este contexto es adverso, de acuerdo a “El País”. Los independentistas que se beneficiarían ni siquiera redactaron un documento para pedir por el indulto. Justifican que sería una humillación que no están dispuestos a asumir, por lo cual no existe esa concordia o arrepentimiento que exige Lesmes. Felipe González coincide con ello y añade que existe una falta de liderazgo para respetar la Carta Magna, que ordena la unión de España ante problemas como el que surgió en Cataluña en 2017. Si bien nuestro país es descentralizado y plurinacional en su carácter, el expresidente pone una condición indeclinable.

Lo que no admite es que nadie unilateralmente rompa la Constitución

Tal como precisa “ABC”, el exlíder del PSOE considera que su partido está en una fase de naufragio. Se une a quienes no comprenden las decisiones que se toman en la sede de Ferraz, en estos días afectada por la derrota del 4M, la crisis de Ceuta y ahora la deslegitimidad a los indultos. Varios presidentes regionales coinciden con el dirigente retirado, en tanto Calvo trata de remarcar que el objetivo con el independentismo es finalizar con una crisis que lleva casi un lustro. Para la vicepresidenta, “nadie puede negarse” a las complejidades de este país, según “Europa Press”. Pero tampoco puede omitir una realidad que preocupa a las bases socialistas, que no se sienten identificadas con la relación cosechada con el independentismo desde la coalición con Podemos. Sólo un 20% de la militancia concuerda, contra la mayoría del 60% que reprueba la decisión de Sánchez, tal como revela el portal “20 minutos”.