Tensión diplomática

Marruecos acusa a España de crear la crisis y de querer que Europa la asuma

El ministro de Asuntos Exteriores asegura que no ha habido ningún tipo de contacto diplomático.
lunes, 24 de mayo de 2021 · 10:15

Naser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos ha acusado a España de "crear" la crisis entre ambos países, tras aceptar la presencia del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali en un hospital de Logroño, y luego querer que Europa la asuma. 

En una entrevista con la emisora francesa Europa1, Bourita ha reprochado la actitud de España y ha asegurado que no ha habido ningún tipo de contacto diplomático desde el comienzo de la crisis. Vídeo de Europa Press

"España no consultó a Europa antes de tomar decisiones que afectan a los intereses de Marruecos. España no consultó a Europa antes de incumplir los criterios Schengen para aceptar la entrada fraudulenta de una persona buscada por la justicia española. España ha creado una crisis y quiere ahora que la asuma Europa". 

Mientras Clement Beaune, secretario de Estado de Asuntos Europeos de Francia, ha asegurado que el fenómeno migratorio es "europeo" y ha manifestado su apoyo a España en un "episodio específico" con Marruecos atribuido a una "tensión diplomática" entre los dos países vecinos, el ministro marroquí ha pedido contextualizar la crisis entre las dos naciones.

Hay un contexto de crisis bilateral entre Marruecos y España , una crisis que nada tiene que ver con Europa, una crisis que fue creada por una decisión nacional de España sin consultar a sus socios europeos.

Bourita considera que "hay un intento de desviar el debate, de centrarse en una cuestión migratoria mientras que el fondo de la crisis es un acto de injusticia de España hacia Marruecos, hacia su gente y hacia sus intereses estratégicos".

El titular de Exteriores de Marruecos ha evidenciado lo poco que les interesa lo que están atravesando las miles de personas que fueron usadas en su represalia y en unas declaraciones más que lamentables sobre la situación migratoria ha pedido "alejarse de los discursos emotivos":  "La primera verdad es que Marruecos no está obligado, no tiene vocación u obligación de proteger fronteras que no sean las suyas. Marruecos no es ni el gendarme, ni el conserje de Europa para proteger las fronteras que no son las suyas".